Ir al contenido principal

Recuerdos (no tan) acechantes 3: Giovanotto (parte 2)

Emprendimos la subida. Al principio iba todo según lo esperado, frenando cada tantos minutos a descansar un poco. El problema empezó cuando la molesta de mi rodilla, que tiene un tendón "gastado", empezó a doler. Y no era el dolor como las (pocas) veces que fui a correr. Dolía en serio! Y así fue, toda la hora de subida tratando de poner el pie de alguna forma que haga doler menos la rodilla. Para colmo a Pablo, uno de mis amigos, se le rompió la suela de sus zapatillas (que tenía desde los 13 años...). Pero seguimos. Y empezó a caer agua nieve. Cada lugar que parecía ser "el último esfuerzo" o "los últimos metros" venía seguido de otra montañita más, hasta que llegamos a la que evidentemente era la última subida. Manchones de nieve alrededor, poco viento, un frío terrible. Subimos ese tramo casi corriendo. Buen, casi caminando. Y ahí llegó el momento cúlmine de este relato, llegué al momento cúlmine del viaje y de esa caminata.

Estaba parado en la punta, justo antes de la bajada a la laguna y me sentí realizado. Yo, con un estado físico bastante deplorable. Yo, que nunca fui constante con el ejercicio. Yo, que tenía mal la rodilla. Yo, que llegaba anteúltimo en el test de Cuper, y sólo porque Pablo es asmático. Yo estaba parado, después de caminar, subir, bajar, en un lugar increíble. Me sentí el más más. Un he-man sin espada y abrigado, pero real.

La bajada fue lenta porque Pablo no se sentía seguro bajando con un cacho de suela menos. Y, en el rato que duró el "descenso", descubrí que algo peor que la subida con una rodilla mala es bajar con una rodilla mala.

Cabe destacar que no vi el Fitz Roy porque estaba completamente tapado por las nubes y sentí la correntada de viento más fuerte de mi vida justo donde casi se conectan las dos lagunas, pero experimenté esa sensación tan linda. Se podría decir que nevaba, nos tiramos bolas de nieve y hacía un frío que, en palabras del gran QQ "mirá como estoy -muestra los guantes-, once de enero...".

Comentarios

  1. Jaajajajajajaj :D Esta bien!!!!!!!!!!!! Yo dedico el verano a subir algunas montañas! Pero cuando la subida se pone peliaguda y llegas te sentis He man!! jajaja

    ResponderEliminar
  2. que lindo que llegaron, así y todo, mochos y con suelas de menos!
    Cuanto más te cuesta algo, más lo disfrutas cuando lo tenes...tal vez si no te dolía tanto la rodilla no te sentías tan groso allá arriba...no?

    ResponderEliminar
  3. decile a tu rodilla que ni se le ocurra romper las bolas en lo que viene

    ResponderEliminar
  4. Guada, es importante resaltar HE-MAN y no el principe Adam que era un pelele

    Chipi, si no me dolia tanto la rodilla hubiese podido sacarme foto saltando de alegria, pero me limite a que sea parado de alegria.

    Pana, renuevo mi compromiso: "el viaje no se suspende ni aunque me parta la espina dorsal"

    ResponderEliminar
  5. Muy buen blog Victor!!! pasate por el mio!!

    Espero que todos anden bien. Un beso

    ResponderEliminar
  6. Mira quien tiene blog! Como va Luquitas?
    Luego paso.
    Suerte!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.