Ir al contenido principal

Como un hipopótamo

Y un día todo comenzó.
Esta no es una historia de amor. Para nada. Es simplemente una historia que perdura en la historia, una leyenda urbana que permanece como tal.
Eran oficialmente los primeros homínidos en el planeta Tierra. El y ella. Ninguno recuerda bien por qué, pero él fue quien lo hizo. A partir de ese momento, se convirtió en una rutina pesada pero inevitable. Era constante, primero él, luego ella, repetía él, lo seguía ella. Quién puede vivir así?
Eran oficialmente los primeros homínidos en el planeta Tierra. Eso pensaban, hasta que un día la gracia se hizo presente y, dando las gracias, ellos se encontraron con los otros.
Aquellos no estaban tan contentos. No porque les cayeran mal, eran una pareja adorable y muy buena gente, pero quién quiere tener cerca al que trae la rutina antes desconocida?
Así pasó otra eternidad. Al principio ellos estaban aliviados porque habían podido repartir su constante hacer, pero con el paso del tiempo volvió la pesadez. Justo a tiempo, se unieron otros más a los otros. Ya estaban "los otros" y "los otros "los otros"". Y ellos, que habían traído al mundo esa acción tan básica, tan contagiosa y tan inevitable.
Una nueva era pasó, ya sin ellos, pero con los hijos de sus hijos, los nietos de los otros y los bisnietos de los otros los otros. Y se fueron sumando más. Nuevos otros, los llamaron. Luego dejaron de identificarse así porque la confusión los incomodaba a la hora de presentarse.
Inventaron nombres a partir de sonidos, apellidos a partir de lugares.
Inventaron actividades para distraerse, cosas nuevas en las que interesarse.
Inventaron historias para enseñar, dioses para pedir y temer.
Inventaron máquinas para transportarse, inventos para inventar más.
Dicen los que saben, que todo esto es un invento.
Pero así y todo, cada vez que a alguien se le pregunta si tiene sueño, si está cansado, no se está haciendo otra cosa que errar. La causa de esa pregunta no es más que un reflejo contagioso que desde hace millones de años da la vuelta al mundo en distintas direcciones.
Hoy todavía, y en cualquier momento puede llegarte, anda dando vueltas el mismo que él emitió al principio de todo. Contagioso, escandaloso, inevitable.
Un bostezo que todavía dura. Y así seguirá por los siglos de los siglos. Amén.

Comentarios

  1. Jajajajajajaj tengo una mente reeeeee mal pensada!! Gracias por recordarmelo jajajajajaja

    ResponderEliminar
  2. Guada, no me quiero imaginar que te imaginaste. Pero tiranos una pista jajaja

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho! me mareó un pcoo, pero quizás es la altura!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.