martes, 23 de diciembre de 2014

Gobi

Le pica el ojo. El humo dio directo en él. Disminuye el rojo de lo que será ceniza, se apaga lentamente. La última bocanada blanca se termina de diluir en el aire en una pirueta circense.
De fondo, un disco stoner. Los Natas. Siente arena a sus pies. Seca, ni un mínimo de humedad, se escurre entre los dedos. Quema la superficie, pero debajo refresca. Quema el sol a la piel, la música a la cabeza.
Son distintos ritmos, variaciones en un tema constante que llevan al trance. Y el desierto es tan tentador, tan extenso, tan... desierto. Su raíz es solitaria, no se estabiliza en el suelo arenoso, no lo retiene, no lo cuida.
Imagina noches en los médanos del oasis, imagina el frío. La cosquilla recorriendo las piernas, sus vellos barriendo los granos de arena. Imagina el olor; a nada. A oscuridad. Y arena. Y a su propia mugre.
Ve sólo negro adelante, luces que apenas se asoman detrás del médano a contraluz, no hay luna. Sí estrellas. Miles, millones, incontables.
El sabor ácido del hambre.
El sabor ácido del hambre se silencia ante la única presencia del viento. Durante la tormenta, la arena no deja escuchar otra cosa. Efes onomatopéyicas constantes.
Hasta que huele el palo santo, adoptado de los hippies; la música, en un contexto nuevo; lo que ve, son sus manos sobre el teclado; lo que siente, la superficie mate rugosa de las teclas; lo ácido, deja lugar a algo dulce perdido en la muela.
"Y es que el desierto lija todo lo que sobra y te cobra lo que no podés pagar".

lunes, 1 de diciembre de 2014

Como me lo prestaron, necesitaba dejar citas que me gustaran en algun lado

"Oscuramente me pareció comprender su voluntad secreta, abolir el espacio y el tiempo con una inmovilidad indiferente."
Axolotl