Ir al contenido principal

Entradas

Vocación

Primero de todo fue la intuición. O eso que está dentro de uno que sabe que es así y no de otra manera.
Al sacar una carta en el tarot por primera vez en la vida, en el libro de Crowley ponía al final una frase que era algo así como
Aprender es descubrir lo que ya sabes. Actuar es demostrar que lo sabes. Enseñar es hacer saber a los demás que ellos lo saben tan bien como tú.
                           Segunda señal.
Después fue a través de corrientes más espirituales aún, donde con herramientas simples y volviendo al estado infantil pude desempañar un poco.
Entre medio de esto, la psicología acompañó y jugó un papel importantísimo.
La astrología por último me terminó de aclarar el panorama a través de la carta, haciendo evidente que mi decisión estaba tomada hace tiempo. No porque lo dijese ahí, si no porque lo tenía decidido desde un principio, sólo que era difícil.

Aún así, primero de todo fue la intuición.
Entradas recientes

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.

Tres cosas, tres

Pasan muchísimas cosas en el día a día. Me refiero a que van sumándose, multiplicándose, y hacen que nuestro andar diario por esta vida sea una mierda.
Sin embargo, en vez de entender que las heces tienen que ver con tu vida como engranaje en un sistema de mierda, le echamos la culpa a cosas puntuales. Una mierda.

Hoy, por ejemplo, casi finalizando toda una jornada laboral de mierda, quien atendía el teléfono en una conocida empresa de transportes no tenía ganas de evacuar mis consultas y me cortó.
De ahí salí en mi auto (bien, tengo vehículo, estoy arriba de la mayoría según la sociedad de mierda) y en una bocacalle me tiraron o pisé un cacho de telgopor (tela de goma porosa, no tergopol, por favor) que me llenó el vidrio y la puerta, MI PUERTA, de pedacitos de la misma. De tela gomosa porosa, no pedazos de puerta. Por supuesto, con esta lluvia de mierda quedaron pegados y quien me conoce sabe que al auto lo lava la lluvia, al igual que mi abuelo sostenía que en la costa te baña el ma…

Chullachaqui

Yo ya no soy yo, pensaba hace un rato sumido en angustia, pena por mí mismo. "Pobre flaco". Tenía miedo de, tan temprano, haberme convertido en un chullachaqui. Un chullachaqui es una imagen vacía de uno mismo, como una foto o una estatua; a la larga, una persona también.
Cumplo 32 años la semana que viene, no puede ser que ya lo sea. Pensé eso en medio de unas ganas de llorar que nunca se concretan, como ya pasó varias veces en el último tiempo. Ni siquiera puedo esbozar lágrimas.
La parte que intenta sobrevivir busca soluciones, después de gritarle a Feli, la gata, mi gata, la que me acompaña todos los días, porque la veo rara y me maúlla todo el tiempo. Le grito que ya tiene comida, que qué quiere. Me presiono las sienes, intento destrabar la mandíbula que acusa bruxismo. El poder a los soviets y la tensión a las cervicales.
Los primeros días fueron de paz y armonía, pero me doy cuenta que hace por lo menos una semana estoy en un lugar ajeno, estoy despojado de un hogar. …

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Desandando la espiral (al fin)

Buscando años el extremo del ovillo, solamente hay más del mismo género.
No tiene arriba o abajo, profundidad ni altura; hacia adentro únicamente. Tanto que se pierde la dirección, no hay guía, no hay sentido, únicamente la angustia de llegar jamás a ningún lado.
Es más placentero el desierto. Igualmente falto de brújula, permite ver a todos lados, la rosa de los vientos tiene sentido por el andar mismo en esa dirección poco familiar. Arena, mar, montaña, pura puna. Cualquiera de ellas enseña más que la inmovilidad total de Fibonacci.
Adelante, nada más.

"Varios 1"

Resulta que estaba viendo Alta Fidelidad, después me puse a hablar del año '99 y las canciones para el año 2000 (En el 2000 - Natalia Lafourcade, Anthem for the year 2000 - Silverchair), pero además varios días atrás rearmé en spotify lo que los yankis llamarían mixed tape. Además bebí 3 o 4 fernet, lo cual me genera ganas de escribir. Tengo diversos disparadores para las distintas artes en las que me gusta lastimosamente adentrarme.
Vuelvo al mixed tape, compilado casero en criollo. En el '98 tuvimos en casa internet por primera vez, de ese que ocupabas la línea, consumía pulsos, y dos horas eran una eternidad. Y un fangote de guita. Un día a mi hermano le pasaron una página para bajar este sistema nuevo revolucionario para escuchar música. Winamp y mp3. Te suenan, ¿no? (suena, mp3, música... en fin). Así fuimos, muy emocionados, bajando canciones y buscando nuevos sitios dedicados exclusivamente a la música en mp3. Más que emoción, se me hizo una obsesión y en poco tiempo ll…