miércoles, 29 de septiembre de 2010

Cocai

Lágrimas gauchas en tierra quechua gritan que en tres amaneceres cruzaremos caminos para contarte sobre lugares, y así cuando abras los ojos y me acompañes, los sientas familiares.

martes, 21 de septiembre de 2010

Teletransportación (faltan algunos detalles)

Desde la plaza, bajo ansioso por encontrar el río que traiga ese aire fresco. Cierro la puerta y camino por las calles de siempre. Llegando a la estación, estoy en un camino distinto al de ayer. Veo el sendero y te miro buscarme. Un beso, al fin! Cómo necesitaba el agua! Porque después de tanta aridez, el río despeja un poco.
Y desandamos el camino, juntos, de vuelta. Nos sentamos en un banco de la plaza y me patino. No me caigo, así que sigo río abajo. La tarde se pone triste porque falta poco. El mediodía se hace sentir, el sol pega fuerte desde arriba. Mi corazón explota y te cuenta(,) mi amor. Resbalo y me sumerjo en el río. Nado en felicidad, ya no importa qué pasa mañana. Tengo el cuerpo húmedo. Estás sobre mí, debajo, alrededor, por todos lados. Tus brazos y tus piernas me abrazan. Ya semidesnudo siento el cocer del sol, la ropa secándose. Huelo tu piel, aroma dulce, te da frío mi nariz. Mis ojos pasan atentamente por cada palabra, cada sílaba; mi mano por cada curva, cada fuente de calor. El libro me lleva a vos, y vos me llevás adentro. Miro la ubicación caprichosa de las piedras en el lecho. Escucho el silencio. Escucho el ritmo del suspirar. Se acerca un torrente, ya no diviso de dónde. Falta poco, estoy cerca, estás cerca mío. Aceleración del corazon, aleteo de avispas, corre el agua por el lecho. Estuve tan cerca. La próxima quizás. Porque te llevo conmigo estás conmigo. Va a funcionar.

martes, 7 de septiembre de 2010

Yo la sé

Y levanta la mano otra vez y lo saca de quicio. Cada vez! Se pregunta por qué esa necesidad de llamar la atención, de demostrar que sabe. Cuánta inseguridad!
Él no necesita que nadie sepa qué tantos conocimientos tiene. Le basta con saber que él lo sabe. Un sabelotodo de lo más excéntrico.
Otra pregunta de la profesora y ahí van de nuevo, siempre las mismas manos alzadas. No importa que no sepan, necesitan mostrarse como el nerd que no son. Porque en realidad lo serían, pero es triste porque ni dedicándole tanto tiempo logran retenerlo y razonarlo. A él, en cambio, todo le sale fácil. Parece hasta tan obvio a veces.
Va otra pregunta y fue el colmo. Levanta la mano, cansado de escuchar cualquier cosa, para dar fin a este tema que ya lo aburre. Porque cuando uno es así, hambriento de saber, la repetición del colegio lo cansa. Un mes con el mismo tema, aprendido ya en la primer clase.
La profesora lo ve, le pide que hable, él contesta. Concreto, redondo, sin fallas. Luego viene la felicitación.

Y después otras manos, las mismas, se alzan porque siguen sin entender. Pero ya no le molesta. No piensa en eso. Porque a veces el reconocimiento regocija, la razón ríe, y hasta el más sabelotodo aprende algo nuevo.





PD: nada que ver con el viaje. Es un texto que quedó colgado.

domingo, 5 de septiembre de 2010

Desde la ciudad màs alta del mundo

Buenas noches!! Aqui desde Potosi, la ciudad mas alta y otrora mas poblada del mundo.
Voy a dejar un par de fotos de estas dos ultimas semanas.
Salud!


En la puerta de la capilla de Purmamarca, la 1er o 2da noche. Estos chicos estaban tocando todas las noches ahi, por no me acuerdo que festividad.


En el mirador del Cerro de los 7 Colores, un rato antes de emprender la escalada por el lecho del rio que no existe hasta bien arriba.


Mercado en Tupiza, Bolivia. Al lado de la via, bien de pelicula!


En Bolivia con nieve. Ja! En medio de la nada. Parecia Siberia.


Saltando sobre el sol, en el salar de Uyuni!


Un minuto de silencio para el cactu milenario. Con la compañia de Omri y Pana.


Pana haciendo Matrix, y yo una X perfecta.