Ir al contenido principal

Yo la sé

Y levanta la mano otra vez y lo saca de quicio. Cada vez! Se pregunta por qué esa necesidad de llamar la atención, de demostrar que sabe. Cuánta inseguridad!
Él no necesita que nadie sepa qué tantos conocimientos tiene. Le basta con saber que él lo sabe. Un sabelotodo de lo más excéntrico.
Otra pregunta de la profesora y ahí van de nuevo, siempre las mismas manos alzadas. No importa que no sepan, necesitan mostrarse como el nerd que no son. Porque en realidad lo serían, pero es triste porque ni dedicándole tanto tiempo logran retenerlo y razonarlo. A él, en cambio, todo le sale fácil. Parece hasta tan obvio a veces.
Va otra pregunta y fue el colmo. Levanta la mano, cansado de escuchar cualquier cosa, para dar fin a este tema que ya lo aburre. Porque cuando uno es así, hambriento de saber, la repetición del colegio lo cansa. Un mes con el mismo tema, aprendido ya en la primer clase.
La profesora lo ve, le pide que hable, él contesta. Concreto, redondo, sin fallas. Luego viene la felicitación.

Y después otras manos, las mismas, se alzan porque siguen sin entender. Pero ya no le molesta. No piensa en eso. Porque a veces el reconocimiento regocija, la razón ríe, y hasta el más sabelotodo aprende algo nuevo.





PD: nada que ver con el viaje. Es un texto que quedó colgado.

Comentarios

  1. Como profe las manos levantadas me encantan! aunque en cursos llenos de manos levantadas al principio es un caos ordenarlas y enseñarles a escucharse entre ellos... como profe me divierte ese desafío, como alumna me cansa... esa necesidad de reconocimiento todo el tiempo, de imponerse sobre el otro (porque no falta el que grita sobre la voz más débil de otro) y esas cosas me agotan, sobre todo si mis compañeros son, como yo, docentes y a diario le hablan a sus alumnos de respeto, tolerancia, diálogo, otredad, alteridad... sigo? me se de punta a punta lo que dicen y no hacen, algunos tienen demasiada teoría. Y tan poca práctica.

    El otro día hablando de no se quien, le dije a mi papá, casi sin pensar, "no hay nada peor que un soberbio con cultura general", no se a que iba, pero asocié.

    Otra cosa: podemos hacer con este texto una analogía, muy tirada de los pelos, respecto al “sabelotodo que levanta la mano” representado por la colonización europea en Latinoamérica, y al “sabelotodo callado” como las culturas prehispánicas y demás. Ponele. Sí, muy tirada de los pelos. Muy.

    (igual sabemos que soy el estereotipo de alumna que SIEMPRE da su opinión en clase!!!)

    Si esto tiene una connotación diferente que no entendí después me contás jaja

    ResponderEliminar
  2. cómo extraño eso de levantar la mano para hablar, en lugar de levantar la voz para hacerse escuchar... :S

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.