martes, 19 de enero de 2016

Más grandes que Jesús

Estuve mirando en Encuentro un programa histórico que en esta ocasión hablaba sobre la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales y en particular sobre la tulipomanía, la primera burbuja financiera de la historia, en el siglo XVII (diecisiete, para los romanonumero-no-parlantes).
Resulta que en medio de la expansión del mundo (mundo=mundo europeo occidental) trajeron tulipanes del Imperio Otomano, donde eran usados por los sultanes. Otro símbolo más de status. Sí, la primera burbuja se generó como todas las demás, por querer estar en la onda, ser cool y todas esas frases pedorras que hacen que la gente se ponga pelotuda. Muy pelotuda.
Encima, una vez en los Países Bajos, los tulipanes se agarraron unos parásitos que los hacían multicolores. Si cagase de colores sería rico. ¿Lo pensé o lo dije en voz alta? ¿Me refería a rico de dinero o rico de sabor?
Bueno, la cosa es que llegaron a pagar fangotes de guita por ellos. Por los bulbos de tulipanes, no los teresos colorinche. Me la imagino a Reina Reech embarrada. Coloooooores. En la misma época estaba Esteban Villarreal con Bosque chocolate. ¿Casualidad?
Un buen día, la gente se dio cuenta que estaba pagando fortuna por una flor del orto (no es lo mismo que flor de loto) y el precio cayó. El problema fue que se habían endeudado para tener esas flores. Flores, ¿entendés? Crecen por todos lados, pero estos salames que ahora la tienen a Máxima de reina pagaban lo que no tenían. Que se jodan por cipayos. Ahí tenés, cipayos hay en todos lados.

Todo esto viene a que me preguntaba, ¿cuándo va a explotar la burbuja de la fotografía? ¿Quiénes quedaremos en el aftermath? Otra palabra de esas lindas que no tienen traducción simple en otros idiomas.

PD: atenti a la conjugación en primera persona del plural de quedar. Más grandes que Jesús.