Ir al contenido principal

Día de limpieza I


Desde ayer estoy acomodando, limpiando, tirando, guardando cosas de mi pieza. Como para dejar todo ordenadito antes del viaje. Sí, ordeno para cuando no voy a estar, el mundo del revés. O del smash... chiste para quienes miran tenis. En fin.
Algunas cosas me dejan anonadado, otras me dejan pensando, otras me sorprenden, otras ni me importan.

Algo que me sorprendió mucho, me dejó anonadado, pensativo, pero ni me importa fue el contrato de mi primer celular, en 2004.
Motorola V120, el grisecito con luz azul simil luz de sapito de tachero mersa.
El número era facilísimo. Mucho más que el intento de cartón de bingo que tengo ahora.

Sorpresa 1: Me salió $149 y me vino con $150 de crédito inicial. Gané $1?
Sorpresa 2: El identificador de llamadas salía $2.99, pero me lo bonificaron. Vaaaamos, gané $3.99!
Sorpresa 3: El plan era de $28.
Monja convicta 4: El minuto excedente salía $0.45. Bastante caro! (sí, sor-presa, soy un as del humor)
Sorpresa 5: La empresa era... MOVICOM BELLSOUTH!!!

Comentarios

  1. ufffffffffff!!
    el plan de 28 pé!
    qué tiempos aquellos!!!!!

    yo también tenía movicom...
    y a mi me da cosa hacer limpieza de habitación...tengo miedo de encontrar algunos fantasmas que por el momento, prefiero dejarlos donde están....

    ResponderEliminar
  2. Cuanto duro Movicom Bellsouth.... 1 año maso.

    ResponderEliminar
  3. ja
    mi primer celulcar fue del mismo año.
    es más, creo que lo compré el 4 de actubre. no me preguntes por qué me acuerdo del día. era un siemens a56 (lo llegaste a conocer), me salió $99 si mal no recuerdo, y era unifón.

    todavia tengo el mismo chip, asi que en la pantalla de mi actual celular me sigue diciendo unifón

    ResponderEliminar
  4. Chipi, creeme que tampoco fue moco de pavo hacer limpieza eh! Pero si, mejor otro dia.

    Fabi (Bolomey?), igual movicom duro bastante.

    Pana, el mio tambien fue en octubre! Pero era sin chip, mamucha. Y salio mas caro, me cagaron!

    ResponderEliminar
  5. Uy... el plan de 28 pesos.

    Yo hasta hace unos 4 meses garpaba $18,75 de factura mensual. Me lo aumentaron 5 pesos porque no me adherí a la factura electrónica, la cual seguro me iba a olvidar de pagar.

    Ergo: Me aumentaron un 30% el abono por un papel de mierda, si eso no es inflación la inflación donde está.

    P/D: NO soy una rata, es solo que al fono lo uso muy poco y no me quedo sin crédito desde Octubre del año pasado.

    ResponderEliminar
  6. Vic Yo tambine tenia un movicon!! Pero tenía el Kyocera Rave!!! jajajajja Me acuerdo que era reeeee caro jajajajajjajajaja que tiempos aquellos la puta que lo pario!!!asi no se puede snif.....
    Me llevaste directo a la cajita de la nostalgia jajajajajaj
    Besotes!!!!!!!!!!! :D

    ResponderEliminar
  7. moviphone por acá. sigan comprándose entre ustedes, telefónicas: yo siempre tendré mi corazón en mi startac de moviphone.

    ResponderEliminar
  8. Hugo... con 23 pesos te pagas la entrada de cine y gracias. Igual es increible que no te lo cambien de prepo o que no te aumenten el valor del minuto en tu "plan" (si, va muy entre comillas)!

    Guada, imaginate como estuve con la nostalgia que la llame a mi hermana y le empece a mostrar los dibujitos que me hacia. Los tengo todos guardados.

    ResponderEliminar
  9. Mabel, moviphone!!! Ese si que no lo tenia!! Despues del paso de cti->claro no cambio ninguna mas. Se viene algo groso... o jodido!

    ResponderEliminar
  10. Unifone creo que era el primero, era un startak o algo así, poodía recibir msjs pero no mandar! (?) y creo que los únicos que me llegaban eran de la empresa claro... de ese directo al Nokia 1100, también unifon, y con chip, todo un hallazgo!

    Yo ordeno antes de irme... es como dejar uno de los espacios propios en pausa y orden hasta el retorno, que se yo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.