Ir al contenido principal

Recuerdos (no tan) acechantes 3: Giovanotto (parte 1)

Hace poco hablé del día en que me sentí viejo por primera vez.
Hoy voy a hablar de la última vez que me sentí la persona más vital y heroica del mundo: 11 de enero de 2010. Locación: algún lugar en los alrededores de El Chaltén. Situación: vacaciones.

Ese era el último día completo que pasaríamos en El Chaltén, capital nacional del trekking, y lo reservamos para hacer la caminata más extensa de las que se pueden hacer tranqui en el día. La Laguna de los Tres, pegadita a la Laguna Sucia y cerquita de la base del Fitz Roy, a 4 horas de caminata (sólo ida). De esas cuatro horas, las primeras tres son tranquilas y la última siempre me la describían como una subida jodida pero no imposible, mucha gente de todas las edades lo hace.

Hicimos el primer tramo y nos desviamos a la Laguna Capri, que quedaba (más o menos) de camino. Ahí debatimos si hacer la subida o no. Mis amigos y compañeros de viaje no tenían muchas ganas, pensaban en la vuelta de igual cantidad de tiempo. Pero yo estaba emputecido con que quería ir, así que después de unos minutos de descanso partimos nuevamente.

Llegando al comienzo de la subida paramos para comer unas galletitas y tomar agua. Podés cargar la botella en cualquier curso de agua que va a ser siempre más pura que una Villavicencio. Justo antes de emprender la subida bajaban dos flacos que nos comentaron que no era tan jodido. En subir habían tardado casi una hora, y los últimos metros eran los más pesados. Para bajar bastaron 25 minutos. Y la noticia que no esperabamos: "ah, arriba esta nevando un poquito".

Continuará...
(era muy largo así que lo dividí para no aburrir)

NdA: el blog la bardeó y me borró las primeras dos firmas. Cata, Guada, sepan disculpar. Si en un rato siguen sin aparecer lo copio y firmo yo en su nombre.

Comentarios

  1. Suelo sentirme una persona bastante vital, heróica no, vital si... ahora... caminar 4 horas en subida es más suicida que vital (?).

    Contagiame de ese 11 de enero para dentro de 10 díaz... *tiembla*

    y ahora si me voy a dormir.

    ResponderEliminar
  2. Es reeeeeeeeeeeee lindo cagarte de frio arriba de la montaña!!! jajajajajja

    ResponderEliminar
  3. ojo, ayer me pasó que me llegaron un par de mails notificandome que me habían firmado, pero en el blog no había nada.
    hoy aparecieron las firmas...

    tururu rururuuuuuu

    ResponderEliminar
  4. amo caminar con frio....ahora sigo leyendo arriba.
    Juro que no lo leí porque vi "parte 1" y ODIO que me dejen con la duda...pero ahora que esta completo me tome mi tiempo y me volvi a meter, mate en mano para leer tus aventuras
    ja
    :)


    pd: blogger se emputeció.

    ResponderEliminar
  5. Cata, te contagio del 10 de enero, que fue muy positivo pero menos sufrido (6hs de caminata sin subidas bruscas).

    Guada y Chipi, ambas cosas son extrañamente satisfactorias!

    Pana, tal como dijiste, reaparecieron.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.