jueves, 10 de junio de 2010

Una de dos

Cuando estoy manejando solo pongo la música bien fuerte (con las ventanillas levantadas, no soy partidario de obligar a los demás a escuchar lo que no pidieron), canto desaforadamente y, si estoy en un semáforo, toco la batería en el volante y agito la cabeza bien a lo (inserte nombre de su artista favorito). Muchas veces he recibido miradas de desconcierto y miedo de los transeúntes. Mi cara debe ser mortal!

La cosa es que generalmente el volúmen del estéreo estaba en 25 cuando escuchaba música de esta forma. Cantaba más despacio y no hacía tanto espamento.
Hace unos meses, como empecé a percibir una baja en el vol, ese valor subió a 30. Después tuvo su pico en 35 y hará un mes 40. Esta semana anduvo promediando los 45. Mis costumbres vocales y de expresión corporal también aumentaron en forma directamente proporcional.

Una de dos: me estoy quedando sordo o el estéreo no quiere más.
Un día de estos me grabo y verán que no miento.

4 comentarios:

  1. quiero video de eso.
    no pienso comentar nada sin antes ver el espectáculo.

    He dicho.

    ResponderEliminar
  2. Maldito sea el momento en que escribi esa ultima linea!!

    ResponderEliminar
  3. naaa, es el estéreo, de una. cómo vas a estar perdiendo la audición? eso es una locura. pasa siempre. la tecnología, despues de un tiempo de uso empieza a sufrir desgastes. me acuerdo que a un flaco, un alemán, le pasó lo mismo. el chabon era un loquito de la musica tb... creo que se llamaba Beethoven.

    ResponderEliminar
  4. Siiii, era austriaco, me parece. Esos pianos vieneses son una porqueria. Y el resto de los instrumentos tambien, imaginate que el no podia escuchar bien a ninguno. Sisi, le andaba mal el estereo.

    ResponderEliminar