Ir al contenido principal

Recuerdos acechantes

Ultimamente, después de la reciente "ruptura", un simple objeto, olor, sabor, sonido o lugar puede desatar un torrente de recuerdos. Voy a ir plasmándolos cuando eso ocurra.
Hoy tuve uno extraño. Lo raro es que en el momento que ocurrió el hecho no le di pelota para nada y lo reflexioné ahora, ya soltero y con abstinencia.

Resulta que el año pasado tuve que ir a hacerme una endoscopía por algunos problemas fisiológicos (SII, para los entendidos). Qué es una endoscopía? Me metieron un tubo con una cámara por la boca hasta los intestinos. Pero no me enteré de nada, es más, dormí como un angelito. Me pueden haber hecho lo que querían que ni la sentí. LA sentí dije? Me refería a LA camarita.
Bueno, no tiene que ver con esto el recuerdo. Antes de eso tenía que ponerme en calzones y me daban una batita, pantuflas y cofia. Viene primero una enfermera joven, me dice "Te tenés que poner esto, esto y esto. La bata atala BLABLABLA y te vengo a buscar cuando tenés que pasar" y se va.

Me quedé en calzones y cuando estaba poniéndome la ropa de paciente hospitalario caí en la cuenta de que en ese "BLABLABLA" me dijo si la bata iba atada hacia adelante o hacia atrás. Una boludez, pero por mi facilidad para distraerme en momentos importantes (primera vez que me iban a dormir!!) no registré la instrucción y ahora no sabía qué hacer. Por lo tanto, abrí la puertita y me quedé esperando a que pasara alguien que me dijera la posta. Después de unos minutos (qué onda?? no pasa nadie!!) llega otra enfermera, con la cual evacúo mi duda. La sra enfermera me dice que es igual, y me aconseja atarlo para atrás, es decir, con el frente cubierto. Me ayuda a hacer lo propio (soy tosco para atar un cordón de zapatilla, imaginate una bata a mis espaldas) y se va. Acomodo la batita que me estaba ahorcando un toque y justo me viene a buscar la enfermera joven.

Me mira y dice "no, era para adelante!". Le pido disculpas y le explico que no me acordaba, entonces le pregunté a otra enfermera. Me mira con cara de "qué gil" mientras intento desatarme y como ve que no lo logro de ninguna manera me ofrece su ayuda. Me desata la bata, la da vuelta y empieza a atar adelante. Claro, ahora tenía el frente al descubierto y estaba atándome el cordoncito a la altura del ombligo más o menos.

Acá es donde viene la parte del recuerdo que en su momento, fuera de la incomodidad de estar casi desnudo frente a una mujer que no era mi novia, no había reflexionado, pero evidentemente quedó en mi subconciente.
Yo no sé si esta enfermera era bizca o qué, pero tengo la imagen de su vista mirando no precisamente al cordoncito.
Aquí, estimado lector, requiero de su opinión para contestar algunas cuestiones.
Sin rodeos... la enfermera:
1-Me estaba mirando las uñas de los pies sin cortar?
2-Me estaba mirando la marca de calzoncillo para comprarle a su novio?
3-Efectivamente era bizca?
4-Era una futura ortopedista y pensó en mí como posible cliente? (tengo pie cavo, uso plantillas)
5-Me estaba mirando el bulto?
6-La enfermera estaba simplemente haciendo su trabajo y todo esto es producto de la abstinencia que me hace imaginar situaciones de película triple equis?
7-Debería hacerme otra endoscopía?

Comentarios

  1. eehhmmm...
    para mi que es hora de una colonoscopía.

    ResponderEliminar
  2. -La enfermera estaba simplemente haciendo su trabajo y todo esto es producto de la abstinencia que me hace imaginar situaciones de película triple equis?

    Me encantó esa jajajaja

    ResponderEliminar
  3. Jaja!.. sos un groso!.
    Yo iria por otra endoscopia. Pero asegurate que no te duerman para sentir algo... Sino es un bajon. Jaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.