Ir al contenido principal

El pibe esperanza

La verdad que no es un título que llame mucho la atencion. O sí, pero igual es extraño.

Se debe a una característica que siempre supe que tenía, y que me dí cuenta que al crecer se me ha ido gastando. O algo así.
Durante el colegio secundario hubo una vez que me percaté de algo que siempre me pasaba, por ejemplo, en los mundiales.

2002: Argentina va perdiendo con Suecia y con ese resultado se vuelve en primera ronda! Yo, con muchas esperanzas, no veo la hora de que la pelota entre en el arco de los nórdicos. Faltando 4 minutos para el final, gol de Crespo (creo que fue él). Casi no lo festejo por los nervios y unos minutos después, aún cuando el arbitro se lleva el pito a la boca, tengo la ilusión de que se atragante y con un gol de mitad de cancha terminemos ganando.
2006: Lehmann le ataja el penal al Cuchu y en medio de la batahola que se arma miro esperanzado al árbitro, deseando que dé por suspendido el partido y descalifique a Alemania porque no sé, que encuentre una razón.

También me pasaba con partidos de Boca de la Libertadores, Intercontinental, Campeonatos (con el pelotudo de Lavolpe, por ejemplo).

Pero no sólo el fútbol, también en situaciones de la vida. Es algo que un día me dí cuenta que siempre hacía, tener esperanzas hasta cuando estaba todo perdido y la única posibilidad hubiese sido subir a una máquina del tiempo hasta 10 minutos antes. Siempre esperando el milagro, queriendo que algo pase a último momento que cambiara la historia y me favoreciera.

Hoy me di cuenta que estoy cambiando. Por un lado, el positivo, veo que no siempre conviene esperar que pase un milagro por mucho que lo quiera, cuando hay algo que pueda hacer para "cambiar la historia", lo hago. Lo medito y lo hago o no, pero sé que si hay algo, ESO es lo que puede cambiar las cosas, y no un milagro. Soy parte y no un espectador, como antes. Por otro lado, me asusta pensar que ya esté perdiendo esa inocencia de pensar que pueda caer un rayo que reviente la pelota y den el partido por terminado en una final, 2-1 a favor faltando el tiempo de descuento para terminar.
Un poco de esa culpa la tiene Billy Corgan, tipo al cuál siempre admiré mucho por su música y sus letras. De hecho, mi único tattoo al momento es parte del librito de Machina y me recuerda quién fui toda mi adolescencia. Ahora pongo la letra de Tonight Tonight y van a ver por qué le echo la culpa. Cuánto le temía a las primeras líneas de la letra!! Y pasó.
Igual, al final el tipo dice "lo imposible es posible esta noche, creé en mí como creo en vos", pero evidentemente todo cambia constantemente, así que puede ser así en otro tiempo. En su momento tenía a alguien en quien creía ciegamente y me era más fácil creerle a Billy. Hoy en día me es más jodido, pero de a ratos todavía creo.


Aquí la letra:

Time is never time at all
You can never ever leave without leaving a piece of youth
And our lives are forever changed
We will never be the same
The more you change the less you feel

Believe, believe in me, believe
That life can change, that you're not stuck in vain
We're not the same, we're different tonight
Tonight, so bright
Tonight

And you know you're never sure
But you're sure you could be right
If you held yourself up to the light
And the embers never fade in your city by the lake
The place where you were born

Believe, believe in me, believe
In the resolute urgency of now
And if you believe there's not a chance tonight
Tonight, so bright
Tonight

We'll crucify the insincere tonight
We'll make things right, we'll feel it all tonight
We'll find a way to offer up the night tonight
The indescribable moments of your life tonight
The impossible is possible tonight
Believe in me as I believe in you, tonight

Comentarios

  1. creo que lo que te pasa es parte del crecer.
    El darse cuenta que uno es parte, que no esta sólo mirando...y que tus causas siempre tienen sus efectos, aunque estos últimos no sean los que querías.
    Hacerse cargo le dicen...y darse cuenta que si queremos que las cosas sean de determinada manera , de nosotros mismos depende.

    Amo este tema, y nunca nunca nunca voy a cansarme de escuchar a estos tipitos "depresivos".

    ResponderEliminar
  2. Pana: si, tengo. El dia del asado en lo de Nico lo viste seguro. Proximamente se viene otro tatú carreta.

    Chipi: en general, estos y otros tipitos depresivos fueron mis antidepresivos durante la adolescencia! Lastima que queda Billy solo en la banda!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.