Ir al contenido principal

Ah, sos gracioso, Google? Sos gracioso?

Hoy me di cuenta de una cosa... no, que tu culo es rosa no.
Fui a fijarme algo de mi configuración en Blogger (o algo de otra persona, no recuerdo), y me encontré con que Google nos pone el link "Ver todo mi perfil".

TODO? A que se refiere con TODO?
Es por mi nariz? Sos re gracioso, Google. La nariz prominente me da personalidad, estilo! Qué sería de Gerard Depardieu sin nariz! O el mismísimo José de San Martín con su "nariz aguileña" que describían en el Kapelusz de 5to grado, para no decir que tenía nariz de gancho! En mi caso no es de gancho, todo lo contrario, es nariz de escuadra (es una línea recta perfecta, como todo en mí).
O acaso sera que quiere ver algo mas? TODO mi perfil... creo que es mas destacada la nariz, pero si realmente quiere ver, que vea, carajo!

Comentarios

  1. Érase un hombre a una nariz pegado,
    érase una nariz superlativa,
    érase una nariz sayón y escriba,
    érase un peje espada muy barbado.

    Era un reloj de sol mal encarado,
    érase una alquitara pensativa,
    érase un elefante boca arriba,
    era Ovidio Nasón más narizado.

    Érase un espolón de una galera,
    érase una pirámide de Egipto,
    las doce Tribus de narices era.

    Érase un naricísimo infinito,
    muchísimo nariz, nariz tan fiera
    que en la cara de Anás fuera delito.

    me encanta este poema de Quevedo...

    y las narices grandes están buenas, son interesantes!

    aunque pensándolo desde tu paranoico punto de vista....será que google se puso irónico y me esta diciendo "todo mi perfil", con el "todo" en pleno sarcasmo por mi miserable metro cincuenta?

    ResponderEliminar
  2. Ahhh, viste? Al final todos tenemos algo de paranoico.

    Muy bueno lo de Quevedo! Apenas lei algo de el en literatura de 4to año (casi 10 años, que feo!!).

    ResponderEliminar
  3. no hagas caso vic. no somos narigones, tenemos el resto de la cara muy atrás.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo acepto! De hecho, algunas veces mis facciones fueron elogiadas, porque mientras yo hacia una cosa, la nariz tocaba otra. No quiero ser muy grafico, pero creo que se entiende.

    No reneguemos de quienes somos! (ja!)

    ResponderEliminar
  5. si vos no querías ser muy gráfico, yo tengo la mente muy sucia.

    ResponderEliminar
  6. Entonces no hace falta que explique. Y contale a tus amigas!

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja, internet nos está robando la intimidad!!! Ya no se puede huir de nada, de nada!!! Y si yo quiero el perfil derecho al izquierdo, eh? Puedo elegir acaso? Seguro, pero SEGURO que no. Elije Google, o Blogger. Seguro!

    ResponderEliminar
  8. "Not Penny's boat"
    (perdon, cuando vi tu nombre supe que lo tenia que decir)

    ResponderEliminar
  9. jajajjaajajajajjaj ¡¡¡para lo que sirvió que no sea mi bote!!! my god, que paparruchada ese episodio out of the blue al que le pusieron "final". Dejame de joderrrr

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.