Ir al contenido principal

Recuerdos acechantes 2: Vechietto

Continuamos con los recuerdos que vienen de vez en cuando.
Lo que no me acuerdo esta vez es cómo llegó a mi memoria, pero no es importante.

Resulta que en agosto pasado la "productora" (así entre comillas) que comparto con el Sr. Martín y Don Racku realizó su primer trabajo fuera de la "tutela" (más comillas y esta vez a rolete) de la escuela que nos juntó: filmar en un teatro la muestra de una escuela de danzas.
Eran dos días, seis funciones. En general salió todo positivamente. Pero para mi persona sucedió algo mortificante.
Estaba yo aguardando el comienzo de la última función (o segunda?) del último día, viendo como salía y entraba la gente. Me encontraba en el pullman (piso de arriba, bah) sentado en la primer fila, a un costado. No nos habían asignado un lugar, así que hubo que reclamarlo y nos indicaron que nos pusiéramos donde quisiéramos y ellos reubicaban a la gente. Eso hicimos.
Decíamos, segundo día, quinta (o sexta) función. Ya casi terminaba de entrar la gente, cuando se me acercan unas chicas. Mi primer pensamiento fue "y claro, mirá que churro el camarógrafo", luego "vienen a reclamar su lugar, soy malísimo para discutir".
Sí, por supuesto, era esto último.
En medio de la conversación con una de estas chicas en particular, que tendría no más de 15 años, mientras le explicaba por qué yo estaba en su lugar y por qué no me podía correr de ahí noté algo.
Sí, la mocosa de mierda me estaba tratando de usted!!!
Dejé de escuchar las palabras que la pendeja expedía por su orificio bucal y solamente pensaba en "me acaba de decir USTED y SEÑOR". Por primera vez entendí lo que se siente sentirse viejo (no, no es redundante sentir lo que es sentirse viejo).
De golpe la frené:
"Me estás tratando de USTED??? A mí???"
"Bueno, disculpe"
"Otra vez?"
"Bueno, perdoná"

Claro, me di cuenta que por más que le intentase explicar que yo tenía nada más 24 años, ella tenía (13? 14?) 15 y no lo iba a entender, así como yo no lo entendía hasta 5 minutos antes.

Comentarios

  1. Yo hace rato que me deprimo por eso, todavía no me acostumbro... acá hablé algo al respecto...

    http://doux-sommeils.blogspot.com/2009/08/eh-dona.html

    El Horror.

    ResponderEliminar
  2. Todos siempre sufrimos ese shock la primera vez que ocurre y, con los años, cuando los amigos de tus hijos adolescentes te dicen "Cómo le va?", el sentimiento renace, sólo que ahí uno ya directamente le dice "tratame de vos porque me enojo", o se lo advierte tu hijo de antemano. Pero sí, sucede y te digo que tardó bastante en llegarte el momento. Suele ocurrir antes de los 24!!!

    ResponderEliminar
  3. Los pendejos son unos irrespetuosos!! Como te tratan asi! A mi me paso lo mismo asi que te entiendo Vic!

    Taaaaan hechos mierda no estamos!! jaja

    ResponderEliminar
  4. Después del primer "señor" en tu vida, no hay vuelta atrás.
    Pero sólo para que veas lo buena persona que soy, te voy a contar mi experiencia con mi primer "señora", vino con plus:


    me subo al bondi y el señor colectivero pega el grito:

    "alguien le puede dar el asiento a la SEÑORA que esta EMBARAZADA?"






    say no more.

    ResponderEliminar
  5. Cata, sí es horrible que te haya tratado como si fueses del 1900, pero despues de todo sos su seño.

    Paty, sras y sres, es mi sra madre! Si, mi madre lee el blog. Ella dice eso, pero lo que no esta contando es que hace como 25 años que, sin cirugias ni botox, sigue igual de joven!

    Guada, ya veo que no soy el unico. Habria que hacer una ley: a los menores de 30 no se les puede decir "SEÑOR" ni tratar de "UD".

    Chipi, donde velaron al colectivero?

    ResponderEliminar
  6. jajajajja
    no sabía de esta anécdota. o por ahi si, pero viste que mi memoria es muy fragil... y es un garrón ese momento, porque uno en ciertos aspectos se niega al paso del tiempo y se siente muy cercano todavía a alguien de esa edad. pero si intentas explicar eso, quedás más en evidencia todavía.
    es lo mismo que cuando el borracho de la fiesta intenta demostrar a toda costa que no está borracho.

    ResponderEliminar
  7. y reavivando la charla del post anterior: nos vamos vos, chipi, cata y yo (me sumé como el mejor) hasta atalaya. o hasta donde pinte. musica, ruta, solcito, medialunas, risa, brisa...

    genial!

    ResponderEliminar
  8. Vic sabes que si bien me dio en lo más profundo de mi orgullo su comentario -a los gritos- no le dije nada porque viaje sentada la hora y 20´del trayecto....

    Por otro lado, que grosa tu vieja!!!!

    y por otro lado más allá...cante prí que voy adelante!!!!!!! Sonaste Pana!!!!

    ResponderEliminar
  9. andá adelante, chipi, no hay problema.
    pero como copilota tenes la OBLIGACION de permanecer despierta y atender a todos los pedidos del conductor.

    yo si quiero me hago una siesta atrás.
    =)

    ResponderEliminar
  10. ok, yo le doy charla al conductor, pongo la música que él disponga, le aplaudo los chistes y todo eso...pero cebas mate cuando estés despierto.
    JA! me quiere pasar a mi...A MI!? noooo...

    ResponderEliminar
  11. emmm... deberías saber que el conductor no toma mate (no voy a exponerlo dando las razones). asi que si el no toma, nadie toma.

    ResponderEliminar
  12. GUATTTTTT?????


    Vic, decime que pana me esta mintiendo para desestabilizarme y de alguna manera quedarse con mi lugar en el auto...

    ResponderEliminar
  13. Ehhhh loco me armaron un chat en el blog!
    A ver, vamos por partes.
    Pana, te lo conte pero me acuerdo que cuando lo hice habia pasado alguna otra cosa que dejo la anecdota sin efecto. Excelente el ejemplo del borracho, me senti muy identificado jajaja
    Como ya le he dicho a Cata: vamos de paseo pipipi, en un auto feo pipipi (pero mi auto es lindo).

    Chipi, NO tomo mate, me hace mal. Pero no se lo prohibo a nadie. Lo unico que no permito en mi auto es que entren despues de haber pisado cacona de can.

    ResponderEliminar
  14. joya. cacona de caballo está permitida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.