Ir al contenido principal

El paso del tiempo

Chateando con mi amigo y futuro compañero de viaje Pana, terminamos hablando del paso del tiempo.

Pana me pasa una foto suya. Después de debatir a quién se parecía, le pregunté el año y ahi salió: 2001.
No, odisea del espacio no. He aquí cómo se dio la conversación:

Vic:
qué año es?
Pana:
2001
uhhhhhhhhh casi 10 años
la puta madre
Vic:
aja... yo caí la otra vez que en 2 años voy a tener que organizar los 10 años de egresados
Pana:
pasó muy rápido
Vic:
mucho más de lo que uno suponía
el secundario se me hizo eterno
y lo recuerdo como eterno
y sin embargo los últimos 5 se me pasaron rápido
y, según dicen, se viene cada vez mas rápido

Esto me hizo acordar que hace 3 o 4 meses escuché a mi viejo y mi tío hablando sobre un tema similar. El "según dicen" al que me referí viene de mi viejo. Toda la vida me habló de aprovechar la juventud, los amigos, la libertad de no tener que rendir cuentas a nadie más que a la maestra y a la madre que me parió. Que el tiempo pasa rápido y no nos damos cuenta.

Bueno, no me acuerdo del todo cómo salió la conversación. Creo que venían hablando de alguien que murió o echaron del laburo después de mucho tiempo de dedicar horas de su vida a eso.
Ahí fue cuando cambiaron de tema a esto último. Cuánta gente que dedica su vida a laburar en una empresa, contra viento y marea, esperando algún día un reconocimiento. Pero llegan las crisis y no importa qué tan bien trabajaste, qué tan puntual sos, qué tanto les hiciste ganar; si te tienen que rajar, lo van a hacer sin pestañear. Y gente que le pasa esto después de 20 o 30 años de trabajo, de haber hecho lo que le enseñaron -estudiá para tener un buen trabajo, comprarte una casa y mantener a tu familia. Y, sin embargo, de golpe están un cuarto de siglo después peleando por sobrevivir, entregando más horas de vida a gente que no te tiene afecto real, con miedo a ser echado por viejo descartable.

Yo hoy elegí un camino distinto al del argentino promedio. O al de mucha gente que tiene una vocación y no la sigue por miedo a fracasar. Y el fracaso es no intentarlo.
Por eso yo hoy me estoy tirando a la pileta. Lo puedo hacer gracias a que tengo un entorno que por ahora me puede bancar, pero especialmente, que me tiene fe.
Se viene, se viene!!!

Comentarios

  1. la coooooooooooncha de tu madre blog!
    escribí una bocha y se borró todo.

    pd: vic, sacá esa mierda de tener que introducir el captcha.

    ResponderEliminar
  2. Que grnail Vic, que genial que puedas hacer lo que realmente querés.
    El domingo en el Ciudad emergente vi unos carteles naranjas que decías ¿Hacés lo que soñás?... y uno debería siempre, a cada paso, hcerse esa pregunta, para no perder el rumbo... para equivocarse menos.

    Quiero irme de viaje yaaaaaaaaaaaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  3. ya se me cortó la inspiración del momento, pero voy a intentar que me salga lo mismo que había escrito anteriormente.

    por lo general la gente está acostumbrada a resignar cosas del hoy, para que eso se convierta en un disfrute del mañana. pero lamentablemente el mañana es siempre incierto, y además vivimos en un país en el que es casi imposible saber como será el futuro.

    y aca tengo a mi lado un cd de cerati, y eso también me dejó pensando. el tipo estaba en medio de una gira, y así de la nada, ahora se encuentra en un momento más que complicado. y para colmo, el cd que tengo acá lleva el título "siempre es hoy". básicamente es esa la consigna. vivir el hoy, porque sino uno termina resignando cosas, y asi se pasa la vida.

    y si.... se viene, se vieneeeee!!!!

    ResponderEliminar
  4. Cata, renuncia y venite con nosotros!
    Si, uno deberia hacerse siempre esa pregunta, pero a veces se olvida o no quiere hacersela. Generalmente hace falta algun cachetazo fuerte para reaccionar.

    Pana, y si, mientras no tengamos ningun retoño de nuestra sangre hay que aprovechar para lograr vivir lo que uno quiere.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.