Ir al contenido principal

Sparks

Muchas veces me puse a pensar en algo extraño que se da muy seguido en todos. Uno va en su mundo, alza la vista y choca con la vista de otra persona. Son unas milésimas de segundo, suficientes para saber que en ese momento ambos tuvieron una acción conjunta, un momento "íntimo", irrepetible. No significa nada, no implica nada, pero los dos saben que en ese momento hicieron lo mismo. Y según a quién se esté mirando y qué se opine sobre el otro se darán las reacciones que pueden resultar.

Soy una persona muy observadora, detallista al máximo. Estudio movimientos, gestos, ropa, forma de hablar, tono de voz. Y de ahí fabrico mi primera impresión sobre alguien. Generalmente esa imagen que creo es absolutamente condicionante a la posibilidad de entablar una conversación o lo que sea. Si la persona me cayó mal difícilmente le hable, y si me habla probablemente haga lo posible para terminar ese intercambio de palabras. Igualmente ya la vida muchas veces se encargó de demostrarme que estaba equivocado, y que la primera impresión muchas veces no es nada, pero así y todo sigo con mi práctica habitual.

Situación: boliche. Dos chicas cerca de la barra. Una habla con otro chico, no pareciera ser el novio, más bien lo conoció ahí. La otra, más linda (por suerte), está sola, colgada mientras su amiga charla. Tiene ojos claros, según me dejan ver cada tanto las pésimas luces del lugar. Flequillo que no me desagrada, cosa rara en mí. No llego a verle más que hasta los hombros, pero ya tengo mi veredicto: me encantó. En una de esas, entre mirada y mirada (no estoy todo el tiempo mirando), me encuentro con que sus ojos estaban en mi cara. Pasa ese milisegundo y baja rápido la mirada, tímida, como quien fue descubierto husmeando, culpable.
Ahora me interesa más.
Ahí entra la primer duda, "me estaba mirando a mí, no?". Y la segunda, "habrá sido solamente una mirada de reconocimiento del campo?".
Entonces, espero.

Ya no estoy pendiente de la demás gente alrededor y sus detalles. Miro para otro lado, pero lo suficientemente cerca para darme cuenta cuándo me está mirando. Quizás me pareció, solamente. Pienso en cómo soy, acordándome de una frase de una peli. "Por qué me enamoro de toda mujer que me preste un poquito de atención?".
Otra vez! Me estaba mirando, es reincidente! Sabe que la enganché las dos veces. Sigue sola, nadie le da pelota. Cómo no le pueden dar pelota? Qué linda es! Otra vez! Tres! Algo tengo que hacer.
Qué hago? Ya sé, dejo el porrón y me voy a buscar otro. Cuando le paso por al lado le invito algo.
A ver. No, parece que los flacos de alrededor están en otra, ninguno con ella. Uy, no sé si me estaba mirando a mí esta vez. A ver, y qué carajo le digo? Qué malo soy para esto! Es ir a hablarle nada más, por qué tengo que hacer tanta historia? Dale, cagón, a lo sumo no te da bola y seguís como estabas. Evidentemente hay algo, fueron tres veces que la enganché mirándome. Sabe que la ví. Quizás nada que ver y yo me estoy haciendo la cabeza.
Ya sé, si cuando cuento hasta tres cambia la música voy. A ver.
Uno! Dos! Uh, cambió. Bueno, voy a tener que ir. Ves? Ahora lo tomo como una obligación y no quiero. Vamos de nuevo. Uno... pero la puta madre! Cómo le gusta cambiar de canción a este tipo! No me va a servir este método.

Mejor me dejo de joder y voy. Está muy linda, y encima me da bola. Y no parece una mina agrandada haciéndose la estrella para levantarse flacos y después histeriquearles. Fue, me tomo lo que me queda en el porrón y voy. Improviso sobre la marcha. Quizás es muda. O habla en otro idioma. Que sea tana así le demuestro mis conocimientos! Ya perdí la cuenta de las veces que me miró, iban 5 o 6? Quizás lo miraba a él. Pero tiene novia, así que no le va a dar bola, y yo sería segunda opción. No me gusta eso. Bueno, si sigo así voy a terminar siendo monje, tengo que aflojar con los requisitos.

No! Amiga de mierda, no te vayas que sino se va ella también! Nonono! Ya estaba yendo para allá! Qué hago, la sigo? Mirame una vez más y voy! No, por ese lado no se vayan que no te veo más. La sigo? Puta madre!

Comentarios

  1. jaajajajaajajajjajaj y una que se pregunta qué más hay que hacer para que un tipo te venga a hablar!! ajajajajaa

    ResponderEliminar
  2. Este mismo post desde la versión de ella:

    Situación: boliche. Estoy con mi amiga. Le vine a hacer el aguante para que se termine yendo con el gil de goma este. No me da bola nadie y la música es una mierda. Opa! Mira ese flaco....lindo...bah, interesante, según me dejan ver cada tanto las pésimas luces del lugar. Zapatillas hechas mierdas, que no me desagrada, cosa rara en mí. No llego a verle bien la inscripción de la remera, pero ya tengo mi veredicto: me encantó. En una de esas, entre mirada y mirada (no estoy todo el tiempo mirando), me encuentro con que sus ojos estaban en mi cara. Pasa ese milisegundo y bajo rápido la mirada,mierda! me vio! .
    Ahora me interesa más.
    Ahí entra la primer duda, "me estaba mirando a mí, no?". Y la segunda, "habrá sido solamente una mirada de reconocimiento del campo?".
    Entonces, espero.

    Miro para otro lado, pero lo suficientemente cerca para darme cuenta cuándo me está mirando. Quizás me pareció, solamente. Pienso en cómo soy, acordándome de una frase de una peli. "El típico tipo que me gusta, es el típico tipo que no gusta de mi, y el típico tipo que gusta de mi, es el típico tipo que no me gusta". Qué tipo de tipo será este?
    Otra vez! Lo vi y me estaba mirando, es reincidente! Me enganchó las dos veces. Sigo sola, nadie me da pelota. No le gusté, es obvio...seguro esta mirando a mi amiga y se quiere matar porque esta con un flaco. Lo miro otra vez! Tres! Me vio!...sí, no soy boluda, quiero que veas que te estoy viendo...HACE ALGO!
    Deja el porrón y veni a buscar otro. Cuando pases por al lado mio, te pregunto la hora...o algo.
    A ver. No, parece que a las minas de alrededor no les da bola, ninguna esta con él. Uy, no sé si me estaba mirando a mí esta vez. A ver, y qué carajo le digo si viene?
    Dale, no seas cagón.
    Evidentemente hay algo, fueron tres veces que lo enganché mirándome. Se que me viste. Quizás nada que ver y yo me estoy haciendo la cabeza.

    Dale nene, ya esta! más evidente no puedo ser...veni de una vez. Y no soy una mina agrandada haciéndome la estrella para levantarse flacos y después histeriquearles. No, me gustaste.
    Quizás es gay. O habla en otro idioma. Que sea de Francia y me caso. Ya perdí la cuenta de las veces que me miró, iban 5 o 6? Quizás lo miraba a él, si es que es gay. Pero tiene novia, así que no le va a dar bola. No me gusta eso. Bueno, si sigo así voy a terminar siendo monja...será que lo que yo creo que es evidente, no lo es?

    No! Bueno, me tengo que ir y no me diste bola. Nonono! Amiga quedate un rato más acá conmigo, después de todo yo te hice el aguante con tu flaco....creo que el tipito ese de ahí esta por venir. Tiene que venir...lo mire toda la noche...si, ok, no vino en toda la noche, pero estoy casi segura que si no es gay, viene a hablarme.
    Te doy una oportunidad más antes de irme...te miro una vez más, pero VENI que sino me tengo que ir! No? Bueno, camino despacito a ver si te animas y me seguís... Puta madre!

    ResponderEliminar
  3. Pene... Penny mejor: ya nos contestamos en tu blog, pero de paso agrego: lo que tienen que hacer como ultimo recurso es tener a mano un papel que diga "SI, PELOTUDO, VENI DE UNA VEZ". El problema seria que mas de un pelotudo vea el cartel (somos muchos).

    Chipi: muy buena version! No puedo decir que la desconozco, pero despues de tanto tiempo esta jodido recomenzar con naturalidad esas andanzas.

    ResponderEliminar
  4. muy bueno el texto! me ví reflejado en más de un momento, y me sacó una sonrisa lo de "si cambia la musica voy". ja, es asi.

    pero te hago otra versión, que creo que se ajusta más a mi presente:

    Situación: boliche. Dos chicas cerca de la barra. Una habla con otro chico, no pareciera ser el novio, más bien lo conoció ahí. La otra, más linda (por suerte), está sola, colgada mientras su amiga charla. Está bárbara... pero es obvio que no me va a dar bola. La puta madre. (me fui)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.