Ir al contenido principal

Saber o no saber

Cómo andás?
No sé.
Cómo "no sé"?
No, realmente no sé.

Y qué pasa cuando uno no está del todo seguro cómo está? Tan acostumbrado a responder en seguida "bien, y vos?", cuando a veces no sólo no sé como estoy sino que no me interesa cómo está el que pregunta. En serio, no me interesa como estás, seguro mejor que yo porque, sea bueno o malo, sabés!
Hay gente que vive cómoda en su no saber. De lo que sea. Saber o no saber, esa es la cuestión. Para mi siempre fue mejor saber todo, de lo que sea. Decime chusma, metido, sabelotodo frustrado.

El problema es que hace unos días caí en la cuenta de que uno sólo sabe lo que vivió, lo demás nos lo cuentan y lo aceptamos como cierto. Colón llegó un 12 de octubre. El hombre llegó a la luna, pero no el 20 de julio de 1969, el video estaba truchado. San Martín cruzó los Andes. Esas son cosas que realmente no son importantes. En qué me cambiaría saber que Colón llegó un 20 de diciembre?

Pero cuando pasamos esto a las relaciones, al amor, la amistad, cambia totalmente. Necesitamos aprender a confiar en el otro para creerle. Algunos son incapaces de mentir, otros son mitómanos, otros ven que onda según la situación. De la misma forma podríamos creer que los historiadores y "cronistas" de la época de Colón nos mintieron vilmente. Pero no, elegimos creer ciegamente y afirmamos que "sabemos" que llegó un 12 de octubre y todo lo demás que ya dije y no voy a repetir porque alguna vez le creí a quien me enseñó que cuando uno escribe tiene que evitar repetir 20 veces lo mismo, salvo que sea intencionadamente buscando algun efecto. En este caso lo creí, lo di por sabido, pero además lo comprobé conmigo mismo. Es decir, me gusta más un texto cuando no es iterativo (uso esa palabra para no repetir palabras de la familia de palabras de la palabra "repetir") o lo exagera a propósito. Al final termina siendo un tema de gustos, como todo.

No sé a qué venía todo esto. Simplemente me salió escribirlo. Pero lo que sí sé, es que no sé como estoy. Así que cuando me pregunten, ya saben, seguramente les voy a estar mintiendo descaradamente sin ningún remordimiento. Salvo que me empiece a explayar como acá. Y conociéndome, cuando desarrollo un tema no es uno, son muchísimos encadenados y sin conclusión porque uno da lugar a otro y al final no me acuerdo qué estaba diciendo.

Hablando de eso. A qué venía esto?

Comentarios

  1. Me hiciste acordar que en estas últimas semanas de desestabilidad, que me hagan la típica pregunta "¿todo bien?" me cae como el orto... porque es una pregunta que limita... yo prefiero el "¿cómo estás?" y ahí sí... no puedo evitar... y empiezo "estoy medio del culo porque estas semanas blahblahblah..."

    ... quizás por eso varios deben elegir preguntarme "¿todo bien?" así la hago corta.

    ResponderEliminar
  2. a ver, a ver...
    a diferencia de la gran Cata yo prefiero que me pregunten "todo bien?". porque yo creo que estar "bien" es otra cosa, pero si me preguntan de esta manera respondo con un "se" desinteresado y me saco el tema de encima. tampoco me da ser sincero en esos casos y decir "no se" o "no, creo que no", porque eso implica una serie de explicaciones que no tengo ganas de dar. Pero si te pregutnan "como andas?" es mucho mas hipócrita responder "bien" para eludir lo que viene.

    Ah, antes de seguir, vic, por favor, si no es demasiada molestia, yo te recomiendo que le cambies el color al blog, jeje. por lo menos a mi me pasa que las letras claras sobre fondo oscuro me hacen un efecto raro y después veo todo deforme durante unos cuantos minutos.

    ahora seguimos. bueno, no se, me olvidé con que iba a seguir.

    ResponderEliminar
  3. Ahi va mejor? Igual voy a terminar cambiando todo porque no me gusta esta "plantilla"

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.