Ir al contenido principal

Mi gran amor


Hoy en día sólo tengo un amor. No soy un dulce?
No, en serio. No soy un dulce??? Menos mal, estaba a punto de pegarle un tarascón a mi pulgar.

Sólo tengo una obsesión... CHOCOLAAAAAATE!!! (léase al estilo Homero Simpson, con baba cayendo de la comisura de los labios).

Es así, simple. Tengo el estómago repleto y a punto de reventar, pero me traés un cuadradito de chocolate y probablemente mi cerebro le indique al estómago que se haga el desentendido y diga que tiene hambre. Es una maniobra siempre ejecutada a la perfección, sin fallas.
Y es una fija que termino de comer y, sea almuerzo o cena, el cerebro anuncia que las papilas gustativas de la lengua están haciendo una protesta porque requieren el sabor dulce de todos los días. En lo posible y preferentemente chocolate.

Ayer me junté con amigos que no veía hace unos meses y después de la reglamentaria pizza llegó la fondue de chocolate. Esta vez, como cosa nueva, le pusimos leche condensada (otra perdición, pero solamente para una vez cada tanto) y quedó espesísima. Las "excusas para comer chocolate": frutas, vainilla, pasas de uva, almendras y... caramelos sugus. Sí, hasta el anteúltimo veníamos joya. Recomiendo seriamente NO probar los caramelos con chocolate.

-Y? Una fondue. Cualquiera hace una fondue de chocolate, es una boludez! Qué te hacés el amante del chocolate, gil!
-Es que hace 2 semanas estuve en una fábrica de chocolate durante 14 horas! De hecho, la foto que ilustra este bonito espacio fue sacada por mí en ese lugar. Así quedé... Por suerte tuve muchísimo autocontrol y me dediqué a lo mío, picando de vez en cuando de algun recipiente lleno de confites rellenos, pasas de uva cubiertas, almendras bañadas. Mi intestino irritable y yo lo recordamos muy bien.

De paso, le hago publicidad gratis a una chocolatería. Hay un localcito en Buenos Aires, en el barrio de Belgrano - Vuelta de Obligado y Sucre, si no me equivoco. Vasalissa. Hijos del creador del bocadito Cabsha (eso debería decir todo), tienen unos bombones y trufas que son los mejores que he probado. Carísimo, eso sí, pero lo vale! Sé que tienen su local principal por Martínez, y que hasta tienen helado, pero nunca fui.

Es otra asignatura pendiente en mi vida junto con recrear la casita donde Hansel y Gretel se morfaron una bruja pensando que era de praliné y chocolate templado.
Sí, los hermanos Grimm mienten.

Comentarios

  1. Yo tengo l teoría de que tengo dos estómagos, uno es para postres y chocolaaateee.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.