Ir al contenido principal

Lost Finale


Se acabó lo que se daba. Lost llegó al fin a su fin, después de seis temporadas.
No voy a hacer comentarios al respecto de lo que pasó porque todavía hay gente que no lo vio y, si bien nadie me lee, no quiero arriesgarme a arruinarle el final a alguien.

Voy a reflexionar sobre lo que yo pensaba que iba a pasarme emocionalmente con este último episodio. Hasta hace unos días mi conjetura era (luego del duro y reciente fin de una relación, casualmente también de 6 años, como la serie) que iba a llenar un vacío con otro vacío.
-Cheeeeee, pero que dramático!!
Es que tenía como antecedente lo que viví cuando terminó otra gran serie: FRIENDS. Una serie que duró 10 temporadas, las cuales ví semana a semana a partir de la 4ta o 5ta. El día del episodio final sentí un "big empty", como el nombre de una peli en la que trabajó David Schwimmer (Ross Geller). Era como si dejara de ver a 6 amigos muy cercanos de los que sabía todo.
Todavía me acuerdo estar viendo el marquito en la puerta violeta del departamento de Chandler y Monica, la última imagen de la serie, y sentir una extraña melancolía.

Pensé que con Lost me iba a pasar lo mismo... pero no! Fue como un alivio. Es otro rubro, otro estilo. Miles de interrogantes de la ficción y otros filosóficos que se iban abriendo y nunca terminaban de cerrar.
Esta última temporada fue como si uno llegara al cielo y lo esperara San Pedro con el FAQ (frequent asked questions) de la vida. Trataron de responder muchas cosas que los fanáticos de la serie habíamos visto y no olvidábamos. Por supuesto, muchas cosas quedaron en el aire y sin respuesta.

Como capítulo final no estuvo mal. Acaso esperaban algo milagroso con solamente dos horas para terminar?? Me abstengo de comentar muchas cosas por lo que ya dije, para no cagarle el final a nadie.
Lo único que voy a decir es que casi lloro con el "cierre" de una de las historias amorosas porque me tocó de cerca por empatía desde un principio.

Estoy demasiado emo últimamente. Mejor me voy a escuchar AC/DC y Pantera y después vuelvo. Salud!

Comentarios

  1. Me pasó algo parecido cuando iba por el inicio de la cuarta temporada. Terminé una relación y después simplemente no me dieron más ganas de seguir la serie. La podía ver, claro, pero tenía la cabeza en otro lado y no prestaba la atención suficiente que la serie requiere en cierto punto para poder entenderla. En cuanto a los vacíos, comparto. Igualmente pienso que todo es cíclico, y estos vacíos son los mismos vacíos de las relaciones rotas, que se llenan en cuanto aparece una "nueva" serie, que nos engancha, y nos saca un rato de la realidad, para sumergirnos en su ficción.
    Saludos desde Monte Castro.

    ResponderEliminar
  2. Mirá. Recién hoy leo esto. No quise hacerlo antes, en parte porque no había visto el final de la serie aún, y por otro lado porque yo mismo iba a publicar algun comentario sobre este acontecimiento, y no quería ser influenciado por tus palabras.
    Pero por lo visto no coincidimos, je. Estoy seguro que en muchas cosas si, pero por lo menos el sentimiendo dominante no fue la desilusión.

    Yo casualmente arranqué a ver Lost apenas terminado un noviazgo. ¿Estará por empezar otro?... mmm, tengo mis dudas.

    ResponderEliminar
  3. Aguante salir del emo mood y escuchar pantera!!!
    *pone pantera para dejar de llorar porque terminó lost y porque... la vida es un poco lost* jajaj

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.