sábado, 16 de octubre de 2010

Furia contra la máquina

Caminaba rumbo al punto de encuentro, pensando. Rodeado de gente, empapado. Lloviznaba, pero la remera mojada era puramente sudor. Del mejor sudor. Iba pensando si sería la emoción y excitación del momento, o si realmente lo que acababa de vivir había sido el mejor recital de mi vida.
Hace no mucho hice un listado con los recitales (o la mayoría de los que recuerdo, al menos) a los que fui en toda mi vida. El miércoles fui a ver a Rage Against the Machine, banda que hacía tiempo había dado por descartada para ver en vivo porque se habían separado, y por la existencia de Audioslave. Dios, aunque no crea en él, se apiadó de muchos mortales y decidió que esa relación artística se rompa y cada uno vuelva al lugar de donde vino: Chris Cornell a Soundgarden (vendrán?) y los restantes nuevamente con Zack.
Desde ese momento estuve esperando escuchar "Sabés que dicen que viene RATM?". Aunque sea el rumor. Lo escuché un par de veces, pero no resultó. Y pasado el principio de este año lo volví a escuchar, más escéptico, pero igual de esperanzado. Y pasó.

Saltemos algunos meses.

13 de octubre. Caminando con Pablo rumbo al predio en Costanera Sur, al lado de la Reserva Ecológica. - Quién los entiende? En Núñez no se pueden hacer recitales, pero en el único lugar completamente verde de Buenos Aires (verde y gris, pero en fin) no hay problema. Un videíto avisando que "podemos estar molestando a las aves" es suficiente. - Llegamos, entramos, paseamos por el nuevo hogar del Pepsi Music (reputeado, pero bien que fue la única forma en los últimos 6 años de ver bandas que sólo en sueños veíamos en vivo) y más tarde se nos unió Nico.

20.15hs: Después del gordo buena onda (Alain Johaness) sube al escenario principal Queens of the Stone Age. No mis favoritos, pero no por eso menos esperados. Corta pero buena lista de temas, sonido bajo, mucho talento a la vista y oídos de todos. Termina la entrada y nos preparamos para el plato principal mientras ignoramos a Los Natas en el otro escenario.

21.15hs?: Se apagan las luces, suena una sirena de emergencia, sube la bandera con la estrella roja en el medio. Entran estos cuatro gigantes, pero, como siempre, se destacan Zack y Morello. Empieza el mejor recital de mi vida.
Abren con Testify y ya te da una idea de lo que va a ser el resto: treinta mil personas saltando en cada una de las trece patadas en la sien que nos dieron estas bestias.
Adrenalina, emoción, excitación, la sensación de volar al ni tener que hacer esfuerzo para saltar porque estando apretadísimo contra los de alrededor, su impulso te hace subir casi sin querer queriendo. De a ratos se me empañan los lentes del calor que emano.
Sigue Bombtrack y me viene a la mente un recuerdo en la sala de ensayo con Lio, Lucas y Zapa. Qué bien sonábamos! Ya hay tratativas para reanudar esa gran banda tributo que duró poco pero sonó tan bien.
Después People of the Sun, una de las pocas de las que realmente sé de qué se trata y me mueve la letra.
Le siguió el segundo mejor tema que tienen: Know your enemy. Potencia. Bronca. Energía. En las manos de Morello, uno de los riffs más incendiarios y provocadores de la historia del rock. No por nada lo usan para Combate Space. Si esto no te da ganas de cagarte a trompadas, sos una ameba.
A esta altura debo reconocer que yo, el introvertido, tranquilo y pensativo yo, a mí se me escaparon ya varios "VAAAAAAAAAAMOOOOOOOOOOOO'" en los segundos finales de la calma. En los segundos anteriores al quilombo. Esto me provoca RATM. Termino siendo el que arenga a saltar a los de mi alrededor. No con la típica pelotudez de "Agiten, putos", como escuché gritar a alguno durante QOTSA, muy cómodo desde atrás sin despegar los pies del piso, creyéndose capo por putear a los que no saltan. No, acá me salió de adentro, en medio del pogo que empieza a crearse previo al quilombo, como una forma de dar más ánimo a esos que sé, porque los estoy viendo y escuchando, que también tienen ganas de "agitar".
Llega Bulls on Parade, con Zack de la Rocha anunciando la presencia de los obreros de Zanon, que recibieron todas las entradas que la organización le dio a la banda para regalar.
Sigue Township Rebellion, denunciando la explotación minera (no de las minas, sino de los mineros) en Africa. Reconozco que hasta hace unos meses no la tenía muy presente, pero es lo lindo de la música: le das otra pasada de oreja a un tema y te suena distinto, mejor.
Guerrilla Radio se posiciona como una de las más pogueadas, en mi opinión, por ser de las más emtivieras (léase, más pasadas por Mtv).
Bullet in the head concentra hasta el momento la mayor cantidad de mis gritos hacia el final. Quien conoce la canción sabe de qué hablo.
Calm like a bomb me da la pauta de que soy más fanático de lo que creía: el único que canta/grita toda la letra. Me enorgullezco cuando escucho que mi voz es la que sigue bajo la de Zack, gritando "and the riot be the rhyme of the unheard". Quilombo!
Sleep now in the Fire me causa la misma impresión que Guerrilla Radio, pero todavía más pogueada.
Wake Up tiene algo más, aparte del poder de ese tema. Originalmente yo no iba a estar para esta fecha en Buenos Aires, y mi hermano iba a ser el que me reportara qué tan bueno estuvo. Lamentablemente él está en una cama hace tres semanas, y yo acá hace dos. Mientras gritaba justamente el nombre del tema, creo que lo hacía también reclamándole a él, dándole una orden. Al día siguiente lo vi por primera vez con los ojos BIEN abiertos. Parece que escuchó.
Dato aparte: hacia el final del tema recibo algun golpe en la cara y vuelan mis lentes. Van a parar entre los desnudos hombros de dos flacos adelante mío. Logro rescatarlos antes que caigan al piso y procedo a enderezar una de las patillas, totalmente doblada. Me negué a perderme de ver bien el final de semejante recital.

A esta altura los muchachos se fueron, aplaudimos, volvieron (poniendo antes lo que creo que era un himno socialista) y empezaron como termina su primer disco, con Freedom. Más gritos, ya noto cómo voy perdiendo la voz.
Termina, nos dan un segundo de respiro, no más, y empieza por fin.

KILLING IN THE NAME es EL tema de RATM. Por qué? Porque es la primer canción que escuché de ellos y sigue siendo la que más me gusta, por la potencia que tiene, por lo bien que se llevan los cuatro instrumentos, por el solo, por protestar contra quienes negocian con la guerra y la obediencia debida de quienes participan. En otro contexto la frase "Fuck you, I won't do what you tell me" suena infantil, caprichosa y de rebeldía adolescente. Acá no puede estar mejor puesta.

Y ahora sí puedo afirmar que es el pogo más grande en el que he estado, saltando bien alto para caer con toda la fuerza posible y que se sientan las vibraciones hasta la mismísima concha de la lora. Rebotar y repetir.
Pasaron poco más de 48hs y sigo igual de emocionado, confirmando minuto a minuto que fue el mejor recital de mi vida.

8 comentarios:

  1. Gran relato Viti, gran relato!! Me emocioné! Que buen recital por Dios!

    ResponderEliminar
  2. De RATM me encanta la música, me recuerda mucho a cuando poner un disco me hacía saltar por las paredes.

    Pero hace años que no me fumo esas actitudes tan de "izquierda" para algunas cosas y para otras no tanto, y ni hablar a Morello y su guitarra reivindicando a "Sendero Luminoso"... como si los de Sendero lo hubiesen dejado en paz si hubiese nacido peruano.

    Pero como dije, la música me sigue gustando y por lo visto cumplieron.

    (¡Contate un poco más de cómo anduvo Homme y su banda che!)

    ResponderEliminar
  3. Que grande Vic! Nunca mejor descripto…. La verdad para mí también fue uno de los mejores recitales de mi vida! La energía apoderándose de mi cuerpo con cada acorde, como poseída, y a pesar que prefiero tener un absoluto control de mi misma…esta vez deje que simplemente todo fluya…
    Yo también fui presa de esa energía que salió de mis entrañas con la fuerza de un león enjaulado dispuesto a arrasar con todo lo se le cruce en su camino al ser liberado…al grito desgarrador de WAKE UP!!!!!!...dedicado exclusivamente para él.
    Innegablemente la música es una droga perfecta, que logra reproducir todos los sentimientos y sensaciones, te llena de felicidad, furia, poder, libertad…entre tantos otros … y definitivamente ese lluvioso y gris miércoles 13 de octubre RATM logró reproducir fielmente todo eso!
    Bueno Vic, te dejo un beso enorme y sabe que sigo al pie del cañón para lo que necesiten!
    Y como no podía ser de otra manera…de tal palo, tal astilla! Son un groso como tu hermano!!!

    Jul

    ResponderEliminar
  4. Y sí , Juli, mis hijos son grososssssssssss!!!!!!!! (habla la mamá...)

    ResponderEliminar
  5. Juan, gracias! Nos vemos en Smashing Pumpkins? O vas tbn a Green Day? Avisanos que vamos con Pablo (a los 2).
    Hugo, el problema principal con Homme y cia fue que sono bajisimo y eso le resto mucha onda, aparte que ellos tampoco pusieron mucha. O sea, fue impecable como tocaron, pero practicamente sin onda. Y si, cuando tenes millones y seguis predicando comunismo perdes un poco de credibilidad.
    Pana, sos amargo.
    Juli, me gusto tu cronica de mi cronica!
    Ma, feliz dia, una vez mas!

    ResponderEliminar
  6. EL, EL Recital!!! Que forma de saltar y que despues nos duela todo!!
    Una banda encendida que destrozo el escenario y fue una bola de sonido impecable!
    Espero que hoy en Green day pase algo parecido...
    Lastimo lo de Queens que siendo una banda tan groso deberia haberse disfrutado un poco mas.
    Por mas experiencias recitaleras nos seguiremos encontrando en algun pogo por ahi... por lo menos hasta que nos de el cuerpo, ya estamos algo viejos vio!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  7. gran crónica, nunca les dejé la oreja demasiado tiempo pero despues de leerla voy a tener que dedicarles un rato a ver si se condice con sus palabras.
    p.d: enhorabuena lo de su hermano.

    ResponderEliminar