Ir al contenido principal
En años de hacer filas y largas esperas en distintos bancos y organismos siempre me llamó la atención la impaciencia de los tramitantes, a veces justificada por el ritmo burocrático, otras sin excusa.
Lo interesante de esa reacción es que, si bien en un principio me molestaban los impacientes y en alguna que otra ocasión yo también lo fui, me empezó a resultar graciosa. Emulando a los adolescentes más molestos, el trajeado hombre de negocios y el albañil del overol gastado son igualados por esa bendita espera. A veces son los "nch!" del chasquido de la lengua, otras, el ruido de la ropa rozando entre dos cruces de piernas frenéticos. A los más airosos se los puede escuchar resoplar o dar zapatazos al suelo. No voy a hablar de los que hablan quejándose, buscando compañeros o cómplices, sólo de los que lo hacen susurrando. Estos últimos tienen tanta bronca que ya se les sale del cuerpo, pero aún no sienten la necesidad de hacer partícipe al prójimo. La bronca de todos ellos es consigo mismos, pero todavía no lo quieren reconocer y prefieren insultar al cajero que atiende cliente tras cliente, cara de ojete tras cara de ojete.
Esa impaciencia, especialmente en latinoamérica, tiene que ver también con la necesidad de pensar que podrían estar haciendo muchas cosas productivas con ese tiempo. Con esto me refiero a la producción desde el significado más capitalista de la palabra, haciendo plata.
Pareciera que solamente merece comprarse un auto o irse de vacaciones al exterior el que trabaja desesperadamente más de 10 horas diarias. He escuchado gente decir que no querían que le pagaran sus horas extra porque era chiquitaje, y otros que, en busca del vil metal, hacían tantas que casi no veían a sus familias. Esta esa idea de aprovechar ahora que uno es joven y tiene energía para trabajar mucho y después estar tranquilo. Y sí, cuando se tiene artrosis, osteoporosis, alzheimer, no queda otra que quedarse tranquilito en la casa. Claramente no estoy diciendo nada trascendental, la pólvora la descubrieron los chinos hace mil años.
En la vida capitalista, haciendo mierda la hermosa frase de Lennon, la vida es eso que pasa mientras estás rompiéndote el culo para poder disfrutar más tarde, cuando no puedas disfrutar.
Vivo en el mundo capitalista, pero mi vida es mía, no voy a permitir que la robe una doctrina.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Coger sin coger

Se puede coger sin la pija en la mano.

Más allá de que Annie Clark es una zarpada, en este video me encontré con una escena musicalmente pornográfica. Ella empieza su canción sola, acompañada únicamente por las notas de las melodías que alguna vez sintió, hasta que este violinista que no conozco se mete, invade su música con su música.

Al principio, una sonrisa nomás, crece con el pulso. Hasta que se quiebra el tempo, la intimidad invadida por una nueva que es de a dos, que en realidad es de a sesenta con los espectadores. Pero todos ellos otros no importan en realidad, son los que vibran cuerdas y medio locos los que merecen atención. Y ella lo mira de reojo, y él contesta con una mirada de complicidad.

Es encantador el momento en que dos músicos se entienden por encima de cualquier convención civilizada.


Me hizo acordar a la primera vez que ví este otro video de Mollo con Aristimuño. El artista consagrado e idolatrado se encuentra con un entonces joven talentoso que seguramente lo …

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

Top 3: Tapas de Clarín

Atención. Musicalícese el presente post con ESTE LINK. Lo pondría acá, pero a Blogger no le gustan los videos demasiado largos, y siendo que en realidad es un disco, solo voy a decir: La Ciencia está en hacer llegar  a todxs la historia del país de maneras múltiples y entretenidas, pero comprometidas. Otro día tocará una reseña del disco tema a tema.


Hoy, el gran diario argentino sacó un micrositio donde se pueden ver todas (bueno, casi todas) sus tapas desde su invención.
Empecé este top 3 por diversión, pensando "¿le deberán guita al gerente de marketing del Grupo?". Me equivoqué. Fue bastante triste, y es fácil saber por qué.
Veamos:

3- Arranca el podio una tapa de la cual se empezó a saber más hace no mucho tiempo. El 6 de octubre de 1982, las Madres de Plaza de Mayo aparecían por primera vez en una foto en la portada del diario. ¿De qué manera? ASI. ¿Y cuál es el problema? ESTE.

2- O casualidad, como en la redacción de Clarín les gusta hacer homenajes, repitieron hace o…