viernes, 16 de junio de 2017

Exorcismo


Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás. 
Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 

Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario