Ir al contenido principal

Irene, yo y mi otro yo y mi otro yo y mi otro yo y mi otro yo y mi otro yo y

¿Qué? ¿Qué querés? - le dije.
No contestaba. Sin embargo, me seguía a cada paso. Quebraba la cintura a lo Diego Armando y me repetía. Chequeé si era mi sombra, pero no. La sombra estaba buscando algo en la heladera. O no había, la verdad que no miré bien. No había dulce de leche, así que se agarró un queso blanco, mientras yo hacía las tostadas.
Daba vuelta un pan, y el muy descarado lo volvía a dar vuelta. Tuvimos las tostadas hechas en unos treinta minutos, con tanta revoleada panificadora.
Lo bueno es que mi sombra ya había preparado el té. Dos tazas para los tres, nomás. Las sombras sólo toman sombra de té, así que para qué usar tres tazas? Ah, claro, sí. Tres porque cuando me quemé pegué un gritito de mina y ahí vino el eco. eco. co. o. . Como la casa tiene reverberaciones más bien cortas no hizo falta la tercera, se fue rápido, sin saludar. Maleducado. O mal aprendido, vaya uno a saber. Con estas cosas nunca se sabe. Sobre todo siendo tan efímeras.
La cosa es que para cuando pude desayunar eran las cuatro menos diez de la tarde. Es que me había acostado tarde. Algunos días trabajo hasta la mañana del siguiente. Pero no es razón para estar dividido. O multiplicado, todavía no lograba entender.

Esa tarde quemamos (sí, primera persona del plural, los tuve que incorporar) cerca de cuarenta y ocho lamparitas de bajo consumo. Con esto de que si las prendés y apagás muy seguido se te van más fácil que las viejas. Yo prendía, el otro guacho apagaba y la sombra la prendía. Llegaba tarde, última, porque se estaba haciendo un mate. Le reclamé que si se iban a quedar, se abstuvieran a ser lo más parecidos a mí. No tomo mate, me hace mal, lo sabés.
Lo que no sabía era que como la sombra era mía, me terminaba pegando a mí. Imaginate. Yo iba al baño y el otro hacía lo mismo mientras la sombra seguía tomando mate. Ahí, ¡me iluminé!. Me di cuenta que podía prender alguna luz para generar una sombra real. De golpe, tenía dos sombras. De golpe porque se empezaron a dar de lo lindo. En el baño. Imaginate.
Lo bueno de presenciar una pelea de sombras es que, en primer lugar, no vuela sangre ni ningún tipo de fluido. En segundo, no pueden romper nada. Y tercero y final, es un hermosísimo espectáculo de homónimas chinescas. Y cuarto (¿por qué el tercero era "final"? Porque La guerra de las galaxias nos enseñó que el final es la tercera, o el tercer episodio, según como uno lo vea). Decía, cuarto, con el tema de que yo prendía y el otro apagaba, encima era un show de luces estroboscópicas, pero al revés.

Cuando se quemó la última lamparita que quedaba nos quedamos sin sombras. Pero el otro me seguía, insistente. Se me ocurrió empezar a correr por la casa. No tenía mucho sentido. Aunque llegué a pensar que así podía hacer ejercicio sin salir. Vuelta va, vuelta viene, yo corría más rápido. Estaba por sacarle una de ventaja y sentí algo raro. Me llevé puesto el cable de la zapatilla (la eléctrica, si no sería un cordón). Claro, lo raro era que ya no corría, volaba. Calculé que fueron cuatro metros. Y en vez de pasarlo, me lo llevé puesto.

Fue una sensación extraña.

Cuando me levanté, me dí cuenta. Correr la zapatilla fue una buena idea para que el muy hijo de puta dejase de adelantarse a cada movimiento que yo iba a hacer. Estaba tan metido en hacer las cosas de antemano que ni se fijó cuando pateé el cable.
En fin, fue un domingo divertido. La semana que viene voy a ver si vuelven y jugamos al twister.

PD: tengo que comprar lamparitas.

Comentarios

  1. yo tengo lamparitas de colores...esas sombras son mas copadas!

    ResponderEliminar
  2. ya seria muy lisergico... habra que conseguir los elementos necesarios!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.