Ir al contenido principal

La eterna cuestión

Miles de veces (bah, un par) he escuchado a lo largo de mi vida una pregunta que nadie puede contestar. No es "qué hay después de la muerte?", eso ya lo contestó mi tocayo Sueiro. Y en realidad debería modificar mi afirmación a "casi nadie puede contestar".
Cómo es eso? Paso a explicar.

Lo nenes tienen pitulín. Las nenas, cachufleta. Cuando crecemos un poco más aprendemos que los nenes tienen testículos, las nenas ovarios. En distintas situaciones de la vida nos enteramos que tanto unos como otros duelen. Mucho.
Hablando desde experiencia personal, somos concientes de este dolor en situaciones tales como partidos de fútbol, peleas, mal equilibrio, mal cálculo de la humanidad de uno. Y desde lo vivido por familiares, amigas y publicidades de toallitas femeninas, conocemos la existencia del dolor de ovarios.

Volvamos a la pregunta. No, no, no era la de la muerte, dije que esa está respondida. Es "qué es peor, una patada en los huevos o el dolor menstrual?". De esta misma pregunta sale una segunda, "qué duele más, parir o una patada en los huevos?". La segunda la vamos a dejar y si algún día es contestada, ya nos enteraremos. La primera fue respondida recientemente.

Veamos cómo logré contestar esto. Estoy dentro de la población de este planeta que sufre de SII. No es el suplemento joven de un diario, es el Síndrome de Intestino Irritable. Entre los muchos síntomas que me agarran, se destaca el dolor abdominal. Más que abdominal puede ser prácticamente en cualquier parte del torso. Pero no nos desviemos. Dolor. Fuerte. Del que hace a uno doblarse. Tanto duele a veces que uno se queda envuelto en sí mismo, en posición fetal como un bicho bolita y no puede moverse por horas. El único movimiento posible es apretar bien la panza con las manos y poner cara de "me duele" o de "Riquelme en un partido". Ahora bien, conozco más gente con esta enfermedad intestinal, entre ellas la novia de un amigo. Fue ella quien un día, hablando de nuestra particularidad compartida, comentó las veces que estuvo en la situación que describí unas líneas más arriba. Allí fue cuando no pude evitar preguntar si le dolía más que cuando le venía, teniendo una firme respuesta afirmativa.

Conclusión
Vamos a emplear la lógica.
Si A es mayor que B, y B es mayor que C, entonces A es mayor que C.
Llamemos C a "el dolor de ovarios", B a "el dolor provocado por el SII" y A a "el dolor de una patada en los huevos".
Por último, propongo modificar el primer "mayor" a "mayor o igual".
Pasando en limpio tenemos que:
si una patada en los huevos duele tanto o más que el dolor abdominal de quienes sufrimos de intestino irritable, y éste último sufrimiento enunciado duele más que el dolor de ovarios, pues entonces una patada en los huevos duele más que el dolor menstrual.

No acepto peros.
Se cierra la sesión.

Comentarios

  1. Nada que un buen Whisky no pueda solucionar. (?)

    Sobre el dolor de una patada en los huevos frente al dolor menstrual, no nos olvidemos que por lo general el dolor del golpe se va tras unas cuantas flexiones.

    ResponderEliminar
  2. Doy un ejemplo personal a ver si sirve
    En una pelea en el colegio secundario me dieron un rodillazo en los testículos,
    Los que me conocen saben que no caigo facilmente, soy muy duro y en mis tiempos de rugby joven y veteranos me banqué muchas
    Ese día del rodillazo me desmaye, caí sentado sobre un banco detrás mío con el susto del boludo que me dió el rodillazo y el otro boludo que yo estaba defendiendo.
    Simple anécdota
    no conozco a nadie que se hay desmayado por dolor de panza o de ovarios o de período
    besos

    ResponderEliminar
  3. Ojo, que no es lo mismo preguntar si duele más parir que un dolor menstrual. Nadie tiene la misma tolerancia al dolor, pero, en mi caso, las contracciones no eran lo mismo que lo de todos los meses. Muy potentes, muy breathtaking, mucho dolor pero... al rato, con mi hijo en brazos, quedaba todo olvidado !

    ResponderEliminar
  4. Afortunadamente no sufro de SII ni tengo testículos...eventualmente tengo alguno q otro dolor premenstrual...conclusión: soy una presona con suerte! evidente no tengo mucha experiencia respecto a dolores físicos!

    asi q supongo Vic q tu afirmación es correcta.

    ResponderEliminar
  5. Yo sí conozco gente que se desmayó por el dolor menstrual, yo misma me he despertado llorando por eso y vos bien lo sabés. De última, si te pegaron una patada en los huevos fue algo que tuvo que tener una acción de por medio, no fue algo natural; a las mujeres los ovarios les duelen por naturaleza, hay algunas que tienen suerte, y otras no. Llegando a la conclusión de que a la mujer tiene que dolerle todos los meses inevitablemente, y a ustedes, hombres, sólo cuando se prestan a recibir un golpe. Si algún día llegás al punto de tener que tomar pastillas, cambiar todo tu metabolismo para que todos los meses no te duelan los huevos (no te lo deseo) hablamos. Y si te crecen las tetas, el culo, y engordás, me cago de risa.

    Lo del dolor del intestino no te lo discuto, desconozco y lamentablemente, es parte de tu organismo que ese dolor esté presente.

    Me indigné, con vos, y con papá.

    ResponderEliminar
  6. jajaj q buena jazmin putos hombres de melda los q hacen piropos en la calle les voy a dar en los testiculos carajo soy de lima peru perros

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El aprendiz

Está esa manía de pasar todo por la fe. Pero no cualquier fe, es una que se aboca únicamente a una arista pseudoespiritual, totalmente comercial. ¡Que hay una industria, carajo! No es muy difícil de ver, pero la única manera es salir del cerco y mirarlo todo de afuera.

Hay fotos que se disfrutan desde el detalle, pero hay otras que van a dar todo desde su forma. A esas, cuando uno las ve de lejos o en un tamaño un poco más pequeño del habitual, se las puede apreciar como son.
Si se intenta recorrer un valle y decidir sin mapa para qué lado salir al lago que supuestamente está a mano, la desorientación, estando dentro del paisaje, tiene mayores probabilidades que pegarle a qué sueño salió a la cabeza en la quiniela esta mañana. Es eso, un mapa desde afuera, una brújula desde dentro.
Pero esa rosa de los vientos es negada en la Fe, esa que va con mayúscula inicial porque lo dice la Real Academia, esa que está vedada, y son los que se atreven a hacer uso de su cercenado libre albedrío lo…

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.