Ir al contenido principal

2010

A mitad de año hice un breve recuento mes a mes del semestre. Más que recuento fue como una queja. Año de mierda hasta ese entonces, sólo superable por el nefasto 2003, pero camino a competir con el mismo.
Vamos a ver resumidamente qué paso en los otros seis (siete en realidad) meses.

Enero-Mayo: algo saben al respecto. A mitad de mayo, la apertura de este blog.

Junio: fue positivo. Logré mirar adelante y al espejo. Se gestó el viaje más zarpado de mi vida.

Julio: acá dio un vuelco el año. Para bien. Empezando nomás el mes, una salida a Chascomús.

Agosto: mi amiguita desde hace 23 años me cuenta que se casa y comprendo al fin cómo es emocionarse y estar feliz por otra persona. Los pasajes para el viaje son reales, palpables. A horas partir rumbo norte, confieso que estoy enamorado. No nos vamos a ver por un tiempo, pero nadie es más feliz que nosotros.

Septiembre: Bolivia: algo más que decir? Un amigo se convierte en un hermano. Revaloro padre, madre, hermanos y mis otros hermanos. También a mi país. Machu Picchu me arranca los cinco sentidos para que aprenda a usar otros nuevos y me prepara para lo que se viene: el menos pensado en la situación menos deseada.

Octubre: Abrupto final de viaje y la prueba más difícil de nuestras vidas. Familiares, amigos, conocidos y desconocidos nos demuestran que tanta fuerza no es casualidad. A pesar de tanto dolor en el ambiente estoy más contento que nunca, pasaron cuarenta días y el amor no sólo sigue esperándome, se multiplicó ese tanto. Un hermano, el de sangre, demuestra que ser cabeza dura es de familia, no le interesa qué dicen sus colegas y sale de terapia mucho antes.

Noviembre: el trabajo toca la puerta, y con gente de primera. Rompiendo con todos los pronósticos y demostrando su condición de "único", sale de rehabilitación. Vuelve la música. A punto de terminar el mes, se plantea y sonreímos.

Diciembre: casi radicado de amor en el segundo cordón, el año culmina pum para arriba. Sin luz, con calor, pero trabajando de una pasión, con la familia más unida que nunca en una cicatriz, reconfirmando que mis mejores amigos/hermanos por algo lo son, con la certeza de estar haciendo las cosas bien.

Qué pedazo de año!



Nota de autor: estimado Lector, si no comprende del todo las frases y hechos aquí plasmados, no se gaste. No es para que Ud comprenda, es simplemente mi año, acaso el mejor de mi vida, y tan sólo quiero tenerlo al alcance de la mano para cuando me haga falta un poco de fuerza.

Comentarios

  1. Te quiero tanto hijo!!!
    Si bien no estuviste los primeros terribles días, lo cual te ahorró sufrimiento, vos sabés que es real que trajiste una fuerza impresionante y que justamente a partir de tu llegada, tu hermano empezó a mejorar: casualidad o causalidad? Como sea, es verdad que terminamos el año con la familia más unida que nunca. Lo de la luz y el teléfono, a esta altura,es anecdótico. Creo que todos aprendimos a preocuparnos por lo que realmente tiene valor: la vida.

    ResponderEliminar
  2. Vic, es maravilloso leerte. Un alma noble. Tere

    ResponderEliminar
  3. se se, un año cambiante. algunas de las cosas grosas que pasaron tal vez llegaron solitas... "destino" que le dicen, pero otras hubo que salir a buscarlas, y personalmente me sirvió darme cuenta de eso. no quedarse esperando.
    Salud, amigo/hermano, o como decimos en mi inglaterra natal: frother.

    ResponderEliminar
  4. Mi querido hijo,lamentando sobremanera el haberte perdido como compañero de trabajo sabés que respeté y apoyé tu decisión.
    Me alegra sobremanera el que hayas encontrado el camino de tu destino, nuevos hermanos de la vida y la compañía que tanto te merecés para seguir tu destino.
    Año duro tenés razón,pero con final feliz,la familia completa y unida más que nunca. Amigos por doquier que contarán con nosotros.
    Destino incierto pero con la mejores perspectivas.
    No abandones tu simpleza, tu franqueza, tu decisión, tu ser como sos.
    Seguí tus objetivos a como de lugar, no siempre se llega pero es peor No intentarlo.
    TE QUIERO MUCHO!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. Está bueno eso, quedarse con lo positivo.

    Que siempre está, solo que hay que mirar bien.

    Gran año para ti.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.