Ir al contenido principal

Ontología de un mediocre I

Si hay algo de lo que me convenzo cada día mas, es de que la naturaleza es sabia. Si tenemos en cuenta que lo creo desde chico, supongamos los nueve años, son unos ocho mil ciento noventa y un días pensando que todo lo que ella madre de todas las cosas hace, lo hace por algo, con alguna razón, por algún motivo, con un horizonte en mente y podría seguir poniendo analogías pelotudas por un rato, pero no.
Lo que quiero decir es que desde que tengo memoria, y eso que tengo bastante siendo que mi primer recuerdo es de cuando tenía dos años recién cumplidos en un arroyuelo de las sierras cordobesas, he creído, más menos que más, que hay un algo que nos lleva a estar.

No es en esta oportunidad que quiero plantear el algo, si no la razón de ese algo. No me interesa ahondar en si hay un dios, una entidad, materia y antimateria, energía en forma de forúnculo ansioso de explotar y salpicarnos de asco, aunque tan lejos no esté de esto último. La naturaleza es sabia, pero también es maquiavélica. Sostengo, y aclaro que desconozco totalmente temas quizás básicos de filosofía que pudiese estar bazofiando (hasta invento gerundios), que la raza humana fue desarrollada, evolucionada, hecha o como quieran decirle, con el objeto de ser una especie destructiva. "Explicame un poco más, pesimista de mierda". Bueno, te cuento que desde lo que mi ser ha sido capaz de percibir, aplicar y comprender, considero que el homínido fue traído para destruir especies. No podría ni aunque quisiese saber por qué querría la naturaleza acabar con ellas, pero lo cierto es que necesita que no formen parte de este mundo. Para eso, requirió de un animal al que brindar el falso don de la razón para así poder, desde la megalomanía social, si es que existe el término, aniquilar sin culpa armonías creadas en momentos de optimismo ingenuo y exacerbado. ¿Y por qué darle raciocinio? Para darle moral y culpa, necesidad y poder, triunfos y derrotas, necesarios para pensar un mundo hecho a su medida, ajustando algunas cuestiones.

Estamos aquí para desarrollarnos como personas, buscar la trascendencia, superar lo terrenal apuntando hacia el espíritu. El éxito, a fin de cuentas, sea cual fuere la noción de éxito en cada uno de nosotros. Ese desarrollo conlleva la extinción de unas cuantas especies animales, vegetales y minerales, sin olvidarnos de los fungis, las moneras y los protistas. Es en nuestro suceso donde se encuentra el balance del universo.
La naturaleza nos formó no sólo para triunfar, si no para fabricar nuestro propio deceso. Así es, estamos aquí para cargarnos varios bichos y después volarnos el marulo colectivamente, inconscientemente.
En última instancia, y contrario a lo que muchos pensamos, el ser humano no lo es, sino ella. Sí, la naturaleza es una mierda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Música para romper todo

A principio de año, antes de tener blog y siquiera pensar en ello, armé una de las que facebook llama "notas".
El tópico: música elevadora. Canciones de esas que te hacen volar a estados mentales más allá de cualquier cosa. Un acorde, un grito, una armonía, un solo, un riff que te hace subir y subir por las nubes hasta ver el universo mismo.

Tuvo muy buena respuesta, muchos se prendieron dando su parecer.
Otro día quizás repita la experiencia acá, puede ser interesante. Pero hoy voy con algo similar: música para romper todo!

Ese tema que te acompaña cuando estás enojado porque te volcaron café caliente encima, un albatros te cagó el auto justo después de lavarlo, te interrumpieron el polvo cuando te faltaban dos bombeos para acabar, te bancaste tres colectivos que no pararon, por amable bajaste del subte para dejar subir gente y te quedaste abajo, la señora adelante tuyo en la cola del banco te ve cara de oyente para sus quejas a la burocracia del sistema, la falta de educación …

La última tormenta de invierno

Una vez cada tanto realmente disfruto caminar en la lluvia.
Pero esta vez no fue sólo eso. Esta vez hizo frío, el agua parecía hielo. Las manos quemaban heladas, parecían dormidas por momentos. Los pies agradecían haberme puesto borcegos, siendo los que mejor la estaban pasando. Mi campera impermeable no dejaba de tirar toda el agua que repelía sobre el jean gastado, que parecía pesar más que yo mismo al nacer.
La sudestada finalmente llegó.
Y yo fui el agua helada, fui el viento gélido, los charcos bajo mis pies. No fue caminar en la lluvia, fue ser la lluvia congelando la piel reseca de las manos, el viento pegando en la cara dejando sentir sólo más frío.
Por un rato fui la sudestada.
Llevándome todo por delante, sin detenerme ante nada, sin reparar en nada.
Realmente disfruté ser la sudestada.
Que se venga otra tormenta, voy a estar preparado.
Cada vez más.

Exorcismo

Cuando está en lo más profundo de las vísceras es propio, más mío que nunca jamás.  Un celo severo se encargará de cuidarlo y mantenerlo a salvo, a resguardo de que pueda ser siquiera visto de reojo, hasta que un día, o muchos, necesite ser excretado, expulsado, excomulgado de este cuerpo non sancto para permitirle ser de quien quiera serlo. 
Este no es más su hogar; retírese y no vuelva.